Por Juan David Montes
30 enero, 2017

“Tengo el corazón roto”.

La ganadora más joven del Nobel de paz, y sobreviviente de un tiroteo y varias amenazas en su contra por parte del Talibán, se pronunció con respecto a la intención de Donald Trump de prohibir el ingreso a Estados Unidos de refugiados procedentes de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. De acuerdo con Trump, se trata de una medida que pretende mantener a los “terroristas islámicos radicales” por fuera del territorio estadounidense.

Estas fueron las palabras compartidas por Yousafzai por medio de una publicación hecha a través de la página en Facebook de The Malala Fund, la organización liderada por la joven de 19 años que se dedica a asegurar la educación para niñas alrededor del mundo:

“Tengo el corazón roto porque el presidente Trump está cerrándole la puerta a niños, madres y padres que se están alejando de la violencia y la guerra. Tengo el corazón roto porque los Estados Unidos están dándole la espalda a un orgulloso historial de recibir refugiados e inmigrantes, las personas que ayudaron a construir su país, listos para trabajar duro a cambio de una justa posibilidad de tener una nueva vida.

Tengo el corazón roto por los niños refugiados de Siria, quienes han padecido durante seis años por culpa de una guerra que no es su culpa, y ahora son objeto de discriminación.

Tengo el corazón roto por niñas como mi amiga Zaynab, quien escapó de guerras en tres países -Somalia, Yemen y Egipto- antes de que tuviera 17 años. Hace dos años ella recibió una visa para venir a los Estados Unidos. Aprendió inglés, se graduó de la escuela secundaria y ahora está en la universidad estudiando para ser abogada de derechos humanos.

Zaynab fue separada de su pequeña hermana cuando huyó de la mala situación en Egipto. Hoy su esperanza de encontrarse con su preciosa hermana se desvanece.

Es estos tiempos de incertidumbre y malestar alrededor del mundo, le pido al presidente Trump que no le dé la espalda a los niños y familias más indefensos del mundo”.

A pesar de esta y otras protestas, no parece que Trump vaya a cambiar de opinión por lo pronto.

Puede interesarte