Por Alejandro Basulto
10 agosto, 2021

El técnico en enfermería brasileño, Wilsomar da Silva, lleva 25 años de su vida en el área de salud, y con más razón ahora, durante la pandemia, ha visto la importancia de tratar con amor y dedicación a los enfermos.

La pandemia del coronavirus no solo ha significado cientos de millones de contagios y decenas de millones de muertes en el mundo. Tampoco se podría resumir en tan solo el distanciamiento y el aislamiento social. Porque durante de una de las crisis sanitarias más complejas y graves de la historia reciente, también muchos tuvieron la oportunidad de demostrar muchas de sus virtudes. Solidarizando de distintas maneras, y por sobre todo, en el caso de los trabajadores de la salud, demostrando una valentía y un amor por su labor, admirable.

Wilsomar da Silva / Facebook

Entre ellos, sin duda es justo mencionar al brasileño Wilsomar da Silva, de 48 años, quien lleva 25 años desempeñándose en el área de salud. Un enfermero que durante esta pandemia, ha demostrado una dedicación hacia sus pacientes que es sencillamente sobresaliente. Y es que además de cuidarlos y ayudarlos con los trámites técnicos, Wilsomar también les corta el pelo, les maquilla, les lee libros, les cuenta historias, les coloca música e incluso hasta les canta.

Wilsomar da Silva / Facebook

“En el pasado no tenía redes sociales para publicar cosas, así que solo ahora se está difundiendo. No fui yo quien lo compartió, sino un amigo mío que hizo la primera publicación y me motivó. Ha sido muy lindo para ver las repercusiones de lo que estoy haciendo (…) Veo que hay una reacción cuando los pacientes empiezan a escuchar. Veo en el monitor la reacción de arritmia del paciente, me doy cuenta de lo que está sintiendo. Hago videollamadas con pacientes y familiares, va mucho más allá, traigo cariño y amor”

– dijo Wilsomar da Silva a G1 Globo

Wilsomar da Silva / Facebook

Un trato bondadoso, único y especial, que este técnico en enfermería brasileño asegura que siempre se lo ha brindado a sus pacientes. Pero que durante la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus, se ha preocupado más que antes de que no haya ningún enfermo a cargo suyo falto de una atención cariñosa. Ya que él también padeció la soledad al inicio de la pandemia, cuando como trabajador de salud, no podía abrazar a sus hijos. Desde ese instante se ha puesto en el lugar de sus pacientes con COVID-19, que no pueden recibir visitas.

Wilsomar da Silva / Facebook

“Los pacientes están tan necesitados allá. No reciben visitas, no pueden recibir a la familia por Covid. La falta de cariño que tienen los pacientes, porque no reciben visitas, de alguna manera yo también la tuve, porque llegaba a casa y no podía tener contacto directo con mis hijos. Lo vivía todo en casa (…) Además de combinar técnica, entrego cariño. Estas dos cosas deben ir juntas”

– expresó Wilsomar

En la soledad de las habitaciones en el hospital, este técnico en enfermería de 48 años, cree que los profesionales de la salud deben suplir ese afecto y contención emocional, que debido a la pandemia, los pacientes no han podido recibir de las visitas de sus seres queridos. Por eso Wilsomar les lee, les toca música y les canta.

Puede interesarte