Por Constanza Suárez
2 septiembre, 2020

La madre y hermana de Robert Duboise lo esperaban fuera de prisión. “Es una abrumadora sensación de alivio”, dijo él al salir.

Un día después de que la Oficina del Fiscal del Estado de Hillsborough anunciara que nuevas pruebas exoneraban de asesinato en Tampa en 1983 a Robert Duboise, el hombre atravesó las puertas de alambre de púas de la Institución Correccional Hardee para embarcarse en su nueva vida después de prisión.

Su madre y su hermana estaban allí para recibirlo, también uno de los abogados que trabajó para lograr su liberación. “Es una abrumadora sensación de alivio”, dijo Duboise a los periodistas, según Tampa Bay Times

“No tengo espacio en mi vida para la amargura. Si mantienes el odio y la amargura en tu corazón, simplemente te roba la alegría de todo lo demás”, agregó.  Cuando le preguntaron a Duboise que es lo primero que quería hacer, él respondió que ya lo había hecho: abrazar a su mamá. 

MARTHA ASENCIO-RHINE

Un juez despejó el camino el jueves por la mañana para que Duboise saliera de la prisión estatal.

Después de escuchar a un asistente del fiscal estatal y un abogado del Proyecto de Inocencia, el juez de circuito de Hillsborough, Christopher Nash, dijo que no parecía haber ninguna base fáctica o legal que respaldara la condena de Duboise.

El juez enmendó la cadena perpetua de Duboise al tiempo ya cumplido. Estableció una fecha para el 14 de septiembre para una audiencia en la que los abogados trabajarán para anular por completo su condena.

Casey Brooke Lawson

Duboise, de 55 años, estuvo encarcelado encarcelado desde 1983. Fue condenado por el asesinato de Barbara Grams, de 19 años, quien fue violada y golpeada mientras caminaba a casa desde su trabajo en un restaurante en un centro comercial de Tampa.

El caso se basó en gran medida en pruebas con marcas de mordidas, que ahora se consideran poco confiables, y en el testimonio de un informante en la cárcel, que es un factor común en muchos casos de condenas injustas.

Duboise originalmente fue condenado a muerte, pero su pena se redujo a cadena perpetua en apelación.

AP

Se pensó que todas las pruebas habían sido destruidas en 1990. Pero Teresa Hall, la abogada a cargo de la unidad, descubrió que las viejas muestras de ADN de un kit de violación estaban almacenadas en la Oficina del Médico Forense del Condado de Hillsborough. Las pruebas recientes de esas muestras revelaron que no coincidían con Duboise.

Las muestras incluían ADN de otros dos hombres, uno de los cuales ahora es una persona de interés en el caso, dijo Warren.

Llevaba una camiseta negra y pantalones de colores claros. Se acercó a un conjunto de micrófonos y un grupo de cámaras de televisión junto a su madre, Myra, y su hermana, Harriet.

Casey Brooke Lawson/

Antes de estos últimos esfuerzos, dijo Duboise, había agotado sus propios esfuerzos para apelar su caso. Su única esperanza era la libertad condicional. Pero en una entrevista reciente de libertad condicional, se le preguntó sobre el remordimiento.

A principios de este mes, su abogado le contó sobre las nuevas muestras de ADN. Ella le dijo que alguien lo visitaría para tomar una muestra de su ADN. Días después, dio la noticia: “Vas a ser libre”.

AP

Duboise no sabe cómo será el futuro, pero en prisión aprendió habilidades comerciales como reparar aire acondicionado y plomería.

Puede interesarte