Por Ignacio Mardones
25 enero, 2016

¡Ella nunca lo olvidará!

Bridget es madre de dos niños. Su esposo es militar y con frecuencia debe viajar al extranjero o estar fuera del hogar por largos períodos de tiempo. Ella usualmente recurría a él cuando había problemas domésticos. Ahora ha tenido que aprender a valérselas por sí misma para superar ese tipo de inconvenientes cotidianos.  Lo que le sucedió una vez que su sistema de calefacción se averió es realmente conmovedor.

11082397_795744345566_707258483475656545_o-600x600
Bridget Stevens

Tras llegar a casa se dio cuenta de que el aparato no funcionaba; el frío era insoportable y los niños no podían dormir con esa temperatura. Llamó a un servicio técnico de nombre Betlyn Heating and Cooling para que la ayudaran. Bridget pensó que le saldría la contestadora y que tardarían mucho en llegar, pero sucedió lo contrario. Paul, el dueño de la tienda, recibió la llamada y acudió él mismo al hogar de la familia en apuros.

12356715_835315080496_3091837647075226537_o-600x600
Bridget Stevens

Mientras Paul trabajaba en la calefacción, Bridget estaba a su lado conversándole y contándole sobre su vida. Ella le contó que su esposo generalmente se hacía cargo de arreglar los desperfectos del hogar, pero que en la actualidad estaba en servicio y que no era posible que asistiera para la ocasión

11015214_829537094626_737033911246235882_n-600x600
Bridget Stevens

Así transcurrieron los minutos y Paul terminó de reparar el sistema. Sin embargo, cuando él le entregó el papel que especificaba lo que había que pagar por el servicio, Bridget quedó con la boca abierta: el recibo decía que sólo debía pagar 1 dólar

728

Ella se lo hizo notar y él le dijo que no le pagara nada, que ese 1 dólar era un chiste y que él estaba muy agradecido de su esposo y de lo que estaba haciendo por el país. Bridget quedó sorprendida, sabe que no tiene forma de devolverle la mano.

¿Qué te pareció esta historia? 

Puede interesarte