Por Luis Lizama
9 diciembre, 2019

Viajó con una mochila cargada de sueños, entre ellos el ser ingeniero. Argentina le abrió las puertas y hoy ha cumplido su sueño.

La migración generalmente conlleva ansias de un mejor pasar. Ganas de crecer y surgir motivaron a Oles Meronvil para viajar cientos y miles de kilómetros, en búsqueda de ese anhelo. Cuesta,  pero no es imposible. Es un ejemplo claro de que sí se puede, con esfuerzo y perseverancia, no hay objetivo inalcanzable.

El joven haitiano llegó a Argentina hace 7 años, con una mochila cargada de sueño. Quería ser profesional y hoy, tras años de estudio, se graduó como ingeniero electromecánico. Se lo propuso y lo logró. 

Facebook Oles Meronvil

Su historia ha sido destacada por el esfuerzo que Oles puso al llegar desde tan lejos, establecerse y lograr una carrera profesional.

«En mi país, los costos para estudiar en las universidades son muy altos y la única universidad pública que existe acepta sólo 200 ingresantes por año”.

Explicó Oles a radio UNNE.

Y es que lamentablemente el problema que experimentó Oles no es aislado. Así como él, son muchos quienes llegan hasta Argentina para estudiar una carrera. Su educación es gratuita y una de las mejores del continente americano. 

Agradezco a Dios y a este país tan hermoso Argentina, que me dió la posibilidad de estudiar de forma gratuita . Siempre…

Posted by Oles Meronvil on Friday, November 29, 2019

Su formación y residencia fue en Resistencia, Chaco. Corría el año 2012 y el joven pisaba suelo argentino. Un año después, decidió estudiar en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) por recomendación de un buen amigo. 

“La verdad, me adapté bastante rápido. En el ambiente cotidiano de la facultad, los profesores y compañeros siempre estuvieron dispuestos a ayudarme para que comprenda lo que se hablaba o leía. De todas formas, el primer y segundo año no me resultaron tan fáciles, por el idioma; en esos primeros tiempos todavía yo no hablaba ni entendía tan bien castellano y en ese sentido, me tuvieron mucha paciencia todos”.

Comentó Oles a radio UNNE.

Oles durante su tradicional ceremonia de graduado (Facebook Oles Meronvil)

Su adaptación fue tan rápida, como él dice, que inmediatamente pudo hacer amigos, incluyendo una novia. Además, es fanático del chipá, hincha del Club Atlético River Plate y, lo infaltable para cualquier argentino, un buen mate.

Estar lejos de su familia evidentemente fue complejo. Ellos siempre se hicieron presentes de una u otra forma, incluso vieron su defensa de tesis en vivo a través de Internet.

“Cuando me recibí, y lo digo sin mentir, me puse a pensar en todo lo que este hermoso país invirtió en mí para que logre llegar a mi título y es mucho”.

Relató Oles a radio UNNE.

¡Aplausos para Oles y todos quienes cumplen sus sueños! Ojalá cada día sean más personas.

Puede interesarte