Por Macarena Faunes
4 octubre, 2019

Fueron cerca de 35 minutos de lluvia, lo que después prosiguió con una persistente llovizna que humedeció la zona. El inesperado aguacero neutralizó los focos de calor que estaban activos.

Las catástrofes naturales no dejan indiferente a nadie. Miles de seres ven cómo su hábitat es destruido producto de estos fenómenos, esperando que ocurra un milagro que pueda salvar, aunque sea un poco, lo que alguna vez fue su hogar. El siniestro que afectó a la Amazonía es uno de ellos, y aunque a veces tarden en aparecer, estos actos divinos siempre llegan justo en el momento indicado.

Una torrencial lluvia sorprendió a los voluntarios y bomberos que se encuentran reforestando al Amazonas en el sector de Bolivia. El inesperado aguacero neutralizó los foco de calor que estaban activos. Una luz de esperanza para todos los animales que habitan el sector. Estoy segura de que recuperarán sus hogares muy pronto.

Periódico Digital ERBOL

A tanto llegó la emoción de estas personas, que comenzaron a saltar y gritar de felicidad. «¡Es una lluvia torrencial!», «¡No lo puedo creer!», fueron algunos de los alegres comentarios que se escucharon a lo lejos.

Periódico Digital ERBOL

Se tomaron de las manos en un círculo y le oraron al Señor dándole gracias por este milagro.

Periódico Digital ERBOL

«Porque a pesar de que todo parece en contra de nosotros, tú eres el bombero más grande que termina apagando el fuego final. Bendito seas Señor. Bendito seas por bendecirnos. Por permitirnos un poco de descanso para reanudar fuerzas, volver a casa tal vez, o seguir trabajando. Bendícenos a todos. Bendice a Santa Cruz. Bendice a Bolivia. A todos los que pelearon tanto, y a los que se fueron a tu lado. Amén».

-Bombero en labor de reforestación en Amazonía Boliviana-

Revisa este hermoso y mágico momento acá: 

Diego Suárez es uno de los bomberos forestales de la Fundación Quebracho. En conversaciones con ERBOL, el funcionario señaló que fueron cerca de 35 minutos de lluvia, y que después siguió una llovizna persistente que humedeció la zona.

Periódico Digital ERBOL

“Nos sorprendió la lluvia torrencial que. Gracias a Dios se  ha dado. Por la cantidad de agua que ha caído, puedo estimar que aquí se han liquidado los focos de calor que amenazaban las áreas boscosas y los pastizales de la zona”.

-Bombero forestal de la Fundación Quebracho, Diego Suárez a ERBOL-

Periódico Digital ERBOL

Los milagros ocurren cuando menos lo esperas. Los voluntarios necesitaban de una ayuda divina para continuar con las labores de reforestación, y aunque tardó, llegó. Deseamos que los focos que se encuentran activos logren apagarse lo más pronto posible. Felicitamos a este grupo por su noble labor.

Puede interesarte