Por Alejandro Basulto
8 abril, 2021

El hombre, un lustrador de zapatos, crió solo a su hija, para verla hoy convertida en una licenciada en Administración de Empresas.

La siguiente historia tuvo lugar en algún lugar de México, y aunque no se conoce la identidad de los dos protagonistas, ello no evita que su caso conmueva e inspire a muchos. Debido a que se trata de una joven, que tras haber terminado la universidad, titulándose como licenciada en Administración de Empresa, decidió sorprender a su padre y así al mismo tiempo agradecerle por todo lo que ha hecho por ella cuando menos recursos habían.

Plátano / Facebook

Él es un hombre humilde y de esfuerzo que ha trabajado durante muchos años como lustrador de zapatos. Un empleo que según él, avergonzaba a su hija, aunque no podía estar más equivocado. Ya que ella no podido estar más consciente de todo lo que él ha sacrificado por su vida. Debido a que luego de que les abandonara la mamá de ella, para irse con otra familia, él, aún teniendo bajos ingresos, se las arregló solo para darle todo lo que necesitara su niña querida para ser feliz. De hecho, no pudo buscarse a otro pareja porque tuvo que trabajar el doble o hasta el triple por su hija.

Plátano / Facebook

“Mi papá siempre ha pensado que me avergüenza, pero gracias a él hoy me gradué. Mi mamá nos dejó por otra familia y él siempre dio la cara por mí. Nunca buscó a otra mujer porque decía que yo era la mujer de su vida. Nunca ganó mucho dinero, pero trabajaba el doble o el triple para que nunca nos faltara nada. No pudimos llevar invitados a la graduación, así que decidí llevar la sorpresa a su trabajo”

decían los carteles que esta joven, ahora profesional, mostraba detrás de la figura de su padre, según se vio en el video compartido por el sitio Plátano en Facebook

Plátano / Facebook

Para realizarle un lindo y merecido regalo a su padre, contó con la ayuda de uno de sus profesores, quien la asesoró con la tesis y fue con ella al lugar de trabajo de ese esforzado sujeto. El maestro de esta joven se hizo pasar por un cliente, mientras conversaba con él sobre su vida y su hija.

En esos mismos instantes, ella estaba detrás de su padre, con carteles valorando y agradeciendo todo lo que hizo él por ella. Para posteriormente, este humilde sujeto darse cuenta de la presencia de su hija y abrazarla, emocionado y contento porque haya logrado todo por lo que ambos tanto lucharon.

 

Puede interesarte