Por Javiera Mc Niven
22 diciembre, 2016

«A todos nos gusta estar cerca de él, hace que la gente sea feliz»

Recibió un balazo en su mandíbula a corta distancia y sobrevivió. Después de su accidente, encontró hogar, pero al tiempo y producto de la muerte de un familiar, decidieron entregaron a la Sociedad Humanitaria de Longmont donde simplemente lo aman. Beefcakes es el nombre de este cariñoso pitbull, que con su mirada se robó los corazones del equipo animal.

Se ha transformado en el regalón del refugio, incluso día a día acompaña a los voluntarios en la oficina del personal. «Él consigue que la gente sonría. Adora estar en compañía y a todos nos gusta estar cerca de él», contó la encargada de comunicaciones de la organización, Carrie Brackenridge. 

Sociedad Humanitaria de Longmont

Como dicen en el refugio, su corazón es a prueba de balas. El optimismo está intacto a pesar de la adversidad, ¿se nota?

Sociedad Humanitaria de Longmont

Actualmente el equipo busca una familia que lo ame y cuide tal como lo han cuidado los voluntarios.

El equipo de la Sociedad Humanitaria de Longmont espera encontrar un hogar para Beefcakes cerca del condado para poder visitarlo y vigilar que esté en óptimas condiciones

Sociedad Humanitaria de Longmont

Su optimismo frente a lo que le ha tocado vivir lo caracteriza. El amor que a diario entrega a sus cuidadores es algo que haría sonreír a cualquiera. ¿No es una ternura?

Puede interesarte