Por Pamela Silva
6 julio, 2017

“No aceptaré ese lado de ella”.

Hay madres que se enfrentan a lo que sea -y a quienes sea- cuando es momento de defender a sus hijos, y otros tipos de padres que han encontrado en su descendencia el pasatiempo perfecto para superar el aburrimiento inherente al ser humano. 

Al final lo que la mayoría hacen es preocuparse, cuidarlos y protegerlos para que nada malo les pase y no tengan que terminar preguntándose qué pasó que no lograron ayudarlos, ni salvarlos. 

Pero hay madres que, me disculparán, son unas completas idiotas y se preocupan por las cosas más ridículas del planeta. 

Como esta mujer que se enfadó demasiado porque el padre de su hija le trenzó el cabello “como los negros”.

Afortunadamente, el papá no sé quedó callado y se encargó de demostrarle cuan racistamente se estaba comportando. 

Mamá: ¿Es en serio? Espera hasta el jueves. Estoy tan molesta.

Papá: ¿Esa es en verdad tu respuesta? ¡Luce genial! Ella no luce “muy negra”

Mamá: No, ¡ella luce negra y no lo es! Se lo sacaré, odio esa mierda.

Papá: pero ella es negra ? A no ser que este equivocado y no sea su padre.

Mamá: No sé a qué te refieres, no me gusta ni nunca lo haré. No, lamentablemente eres su padre. Pero ella no necesita su cabello de esa forma.

Papá: Qué hay de malo con él?

Mamá: Es feo. My niña es más blanca en mis ojos, no completamente negra así que ella no necesita ese feo estilo de cabello.

Papá: Tu hija es de raza mixta, cariño. Ella es mitad blanca mitad negra. Su color de piel no afecta su raza. ¿Pero su cabello? ¿Es en serio? Me la enviaste luciendo como un pavo, las chicas meztisas no ocupan flequillo.

Mamá: No me importa que no lo tengan, ellas no tienen esas feas trenzas. Anda, trátala como una niña negra yo la trataré como yo quiera. Estúpido.

Mamá: No debí tener una hija contigo. Pero Nick, haz lo que quieras y en mis días le sacaré esa mierda o haré que mi chica venga acá a sacárselo.

Papa: Eso no puedo discutírtelo. Pero Sam haz lo que tu quieras. Es loco que no puedas aceptar la parte “negra” de tu hija. Ella no es más blanca o negra. Es mestiza, una bella bebe mestiza cuyo cabello luce genial en diferentes estilos.

Mamá: Sólo deja de mensajearme. Tienes la respuesta que querías. Déjame sola.

Papa: De hecho, esperaba que pensaras que es tierno igual que todo el mundo. Pero no hay problema. Ten una buena noche.

Mamá: Yay ok. No mis amigos, pero bueno.

Papa: ¿En serio? Preguntémosles.

Mamá:Ya lo hice, idiota de mierda. Y esa estúpida perra probablemente le hizo el pelo a mi hija. Te quiero cachetear. Y la hizo llorar.

Papa: Ella en verdad hizo un gran trabajo. Izzy no lloró en lo absoluto, pero ni siquiera preguntaste porque estabas muy preocupada por eso.

Cachetearme? Por ir a la peluquería con mi hija? Señor.

Mamá: Ok

Papa: En verdad me sorprende demasiado que odies la mitad de tu hija.

Mamá: Ok. No odio a mi hija. Pero no me gustan esas trenza. Podrías haberle hecho una trenza francesa o algo así.

Papa: Oh, ¿para que así luzca como una chica blanca?

Mamá: Sí, su cabello es para mi las ondas naturales. Nick no aceptaré ese lado de ella. Esto no es clase de historia.

Papa: Su cabello es para ti? No haces nada con él. Es un desastre cada vez que la voy a buscar. De nuevo, las chicas mestizas no tienen flequillo.

Mamá: Ella las quería.

Papa: pero Sam, estás en lo correcto. No tienes que aceptar ese lado de la cultura de tu hija. Puedes continuar hablando como la racista que eres.

Mamá: Ok.

No entiendo como esa madre puede reaccionar de esa forma y negar una parte de la herencia de su hija.

Puede interesarte