Por Camilo Morales
14 septiembre, 2021

Alana McLaughlin, de 38 años, nació con el nombre de Ryan y transicionó hace 5 años luego de abandonar el Ejército. “Me llaman tramposa como si no me hubieran golpeado durante una ronda y media”, se defendió ella.

A pesar de que ciertas esferas de la sociedad y algunas leyes de países se han modernizado con respecto a la visibilidad de la comunidad LGBTIQ+ y la diversidad de género e identidades sexuales, todavía existen áreas en donde el tema es muy polémico.

Una de estas áreas son ciertos deportes, en donde todavía las personas transgénero no son aceptadas del todo. Alana McLaughlin, de 38 años, es un ejemplo de esa discusión que se sigue generando en algunas disciplinas como las artes marciales mixtas.

Instagram @combateglobal

Alana se convirtió en la segunda luchadora transgénero de ese deporte. Pero ese logro se ha visto empañado luego de haber ganado su primera pelea profesional contra Celine Provost, según Daily Mail, ya que le llovieron malos comentarios en las redes sociales.

En 2010 comenzó su transición luego de haber dejado las fuerzas especiales del Ejército de Estados Unidos, pero la completó hace 5 años. Tras tomarse un tiempo para descubrirse a sí misma, decidió dedicarse a las artes marciales mixtas.

Alana McLaughlin

Según ella misma dijo a través de sus redes sociales, “recibo muchas variaciones de los mismos mensajes desagradables. Me llaman tramposa como si no me hubieran golpeado durante una ronda y media. Deberían mostrarle más respeto a Céline Provost“.

Pero según información de Daily Mail, las críticas no solamente llegaron desde comentarios de usuarios. De hecho, un comentarista deportivo, llamado Ángel David Castro, cuestionó su triunfo porque “ella vivió 33 años de su vida como hombre”, por lo que dijo que sentía que era algo “injusto”.

Instagram @combateglobal

Creo que la gente puede identificarse con lo que quiera, pero no creo que esto tenga un lugar en los deportes de combate“, agregó el comentarista.

Alana recibió críticas desde usuarios que decían que “usaba” sus cualidades masculinas para tener más ventaja y que, incluso, se trataba de un “abuso contra la mujer” que ella estuviera peleando contra otras luchadoras.

Alana McLaughlin

Sin embargo, también hubo una parte de su fanaticada que la defendió y que le dijeron que siguiera adelante a pesar de las críticas transfóbicas. “Si queremos ver más oportunidades para los niños trans, tendremos que trabajar en esos espacios y hacer que suceda. Es hora de que las personas trans practiquen los deportes y se normalicen más“, cerró ella.

Puede interesarte