Por Monserrat Fuentes
10 enero, 2019

Desafió los pronósticos médicos y pudo acunar a la pequeña Millie en brazos.

Un valiente niño británico luchó contra el cáncer terminal el tiempo suficiente para poder sostener en sus brazos a su hermanita recién nacida. No estaba dispuesto a renunciar a la vida antes de eso, a pesar de los diagnósticos desfavorables, Bailey Cooper mostró que la fuerza de voluntad y el deseo pueden hacer milagros.

Bristol Post

Bailey de nueve años de edad, batalló contra la enfermedad durante 15 meses y estaba decidido a mantenerse con vida hasta la llegada de la nueva integrante a la familia. La pequeña nació en noviembre y en diciembre él perdió la lucha.

Doctores le dieron semanas o días de vida una vez que el cáncer se expandiera por su cuerpo, pero el desafió esas probabilidades por Millie, como llamaron a la bebé, informó Bristol Post.

Bristol Post

Los tratamientos y la quimioterapia debilitaron el cuerpo de Baily, en agosto del 2018 les dijeron que el niño no viviría mucho tiempo, que apenas le quedaban algunas semanas de vida. A esas altura el pequeño ya sabía lo que le iba pasar, inclusive comenzó a planear su funeral, pero mientras tanto la barriga de su madre crecía y crecía.

“Los médicos dijeron que iba a ir antes de que naciera Millie. El no lo hizo Peleó, y de camino al hospital, dijo que deberíamos llamarla Millie”, dijo Rachel. “Pero en el momento en que la conoció, comenzó a empeorar rápidamente”.

Millie nació en noviembre y el muchacho pudo conocerla y abrazarla, “no pensamos que duraría tanto tiempo, pero estaba decidido a conocer a Millie. Llegó finales de noviembre y la pudo ver. La abrazó e hizo todo lo que un hermano mayor haría: cambiarla, lavarla, cantarle“, sostuvo su madre a Bristol Post.

Bristol Post
Bristol Post
Bristol Post
Bristol Post

El viernes 22 de diciembre fue llevado de urgencia al hospital, era hora de partir, “nos sentamos allí hora tras hora, viéndolo irse. Le leímos cuentos y escuchamos su música favorita. A las 11.45, estábamos junto a su cama. Le dijimos ‘es hora de irse Bailey’“. Finalmente perdió la vida al medio día de la víspera de Navidad.

Puede interesarte