Por Macarena Faunes
3 octubre, 2019

La mujer le contó cada detalle, lo cuidó de los golpes y pasó tiempo de calidad con él al ritmo del heavy metal.

El amor que una mujer siente por sus retoños es uno de los más fuertes que existen. Darían la vida si es necesario para que ellos cumplan todos sus objetivos, sobre todo si sufren de alguna discapacidad. El cariño que tienen es incondicional. Traspasa cualquier obstáculo y miedo, tal como lo demostró la siguiente historia.

Una madre acompañó a su hijo no vidente al concierto de Iron Maiden en Ciudad de México. Le narró todo lo que sucedió, lo cuidó de los clásicos golpes que ocurren en estos eventos y pasó tiempo de calidad con él. Una jornada inolvidable.

Facebook Fer Barbosa Cj

La banda británica se presentó el pasado viernes 27 de septiembre en el Palacio de los Deportes en su gira mundial Legacy of The Beast Tour. Fer Barbosa Cj, uno de los asistentes a la instancia, vio a la mujer tomada de la mano del joven en la fila que para ingresar al recinto. Después se reencontró con ella en la tienda de recuerdos. Le estaba contando los diseños que estaban disponibles. Le compró la que más le gustó.

Pixabay.

Fer la felicitó por la hermosa labor que hace por su hijo. Se dio el tiempo y la ganas de acompañarlo, aunque ella prefiere una música más suave, contó en su Facebook.

Pixabay.

«El viernes pasado tuve la oportunidad de ir al concierto de Iron Maiden. Hubo alguien que me llamó la atención desde el momento que hice la fila. Una señora que llevó a su hijo no vidente al concierto. Me conmovió en el momento».

-Facebook Fer Barbosa Cj-

Facebook Fer Barbosa Cj

La mujer aprovechó de contarle que su retoño se llama Roberto y provienen de la ciudad de Toluca. Viajaron más de una hora para ir al concierto y cumplir con el sueño del estudiante en maestría física.

BBC UK.

«Se llama Roberto y es de Toluca. Está estudiando maestría en física. Saludos Roberto, espero que hayas disfrutado el momento tanto como lo hicimos miles de personas el fin de semana».

-Facebook Fer Barbosa Cj-

«Ojalá hubiera más madres como ella en el mundo, apoyando a sus hijos en todos sus sueños», fue la potente reflexión del espectador, que vio todo el esfuerzo que realizó la señora por Roberto.

El amor de madre es único e inquebrantable. Todo lo puede. No conoce de limitaciones ni obstáculos. Nosotros también felicitamos a esta madre por el hermoso regalado que le dio a su hijo. Además de otorgarle la vida, cumplió uno de sus sueños más anhelados.

Puede interesarte