Por Cristofer García
12 noviembre, 2020

Debido a la pandemia de COVID-19, un asilo de ancianos en Italia ha implementado una “Sala de Abrazo”, para que los familiares puedan tener encuentros.

Llanto, miradas tristes, miedoalegría amarga es lo que se siente en la “Sala de Abrazo” del asilo de ancianos Domenico Sartor en Castelfranco Veneto, cerca de Venecia, Italia. O al menos, es la expresión en los rostros de las familias que se han reencontrado con sus seres queridos a través de una pared de plástico.

AFP

Con este método, las familias han podido visitar a los abuelos, que deben permanecer aislados debido a la pandemia de COVID-19, al formar parte de la población en riesgo. Así, aunque el contacto no es directo, se pueden sentir un poco más cerca.

AFP

Gracias al registro del fotógrafo italiano Piero Cruciatti, en un trabajo para AFP, se puede apreciar el emotivo momento en que los seres queridos, que han debido afrontar esta crisis sanitaria distanciados, vuelven a juntarse, aunque sea a través del plástico.

AFP
AFP

Uno de los casos más conmovedores fue el de una hija que visitó a su madre en este asilo. En sus caras se podía sentir la rabia, frustración y tristeza al no poder abrazarse como quisieran. Tratan de sacar el mayor provecho al momento y juntan sus caras mientras lloran, a pesar de estar separadas por este frío material transparente que las mantiene distantes.

AFP

“La Sala de Abrazo permite que los huéspedes y sus familias se abracen, mientras permanecen separados y protegidos de la enfermedad contagiosa, garantizando el contacto físico para el bienestar mental y emocional”, informó AFP en una publicación en su cuenta en la red social Instagram.

AFP
AFP

Después de que se lograran controlar los contagios en este país europeo, Italia está viviendo un rebrote de casos confirmados de coronavirus, lo que ha hecho que las medidas de flexibilización den un paso hacia atrás, para detener al propagación.

AFP

Luego de 8 meses de que el COVID-19 fuera declarado como pandemia global, muchos aún deben esperar para darse un cálido abrazo.

Puede interesarte