Por Felipe Costa
2 febrero, 2021

Fátima Dourado tiene 6 hijos, 2 de ellos con autismo. Por años buscó escuelas que los recibieran hasta que lo logró, pero fue momentáneo pues llegó un día que no los aceptaron más. La rabia se transformó en un impulso por crear una institución propia con profesionales a la altura. Hoy es referente mundial.

La inclusión escolar aún es un tema que falta por desarrollarse dentro del sistema educativo de varios países. Para muchas familias es todo un desafío encontrar escuelas que estén capacitadas para educar a jóvenes con algún tipo de discapacidad, enfrentando el hecho de que les cierren muchas puertas así como la oportunidad de que un niño sea educado. Fátima Dourado es una madre que sabe muy bien lo que se siente, así que decidió doblarle la mano al sistema, creando su propia institución educativa.

casadaesperanca1993

Fátima Dourado vive en Fortaleza, Brasil, tiene 6 hijos y dos de ellos nacieron con autismo. Su batalla con el mundo comenzó temprano al darse cuenta que había una sociedad aún no preparada para recibirlos. Durante años buscó escuelas y prácticamente todas le decían que no tenían profesionales preparados. Solo una consiguió aceptar al hijo mayor, pero una vez que cumplió 13 años, le solicitaron que asistiera al siguiente año porque no podrían seguir educándolo.

Con el dolor en el alma, Fátima veía como su mundo, que eran sus hijos, se derrumbaba, pero saber que habían otras madres que pasaban por lo mismo le dio una idea: Fundar su propia institución escolar.

casadaesperanca1993

Con ahorros particulares y una pequeña asociación que lograron conseguir con el gobierno, dieron inicio al proyecto de Casa de la Esperanza, donde trabajaría un equipo multidisciplinario preparado para educar a niños y niñas con distintas discapacidades, además de incluir a las madres dentro del proceso.

El modelo innovador, convirtió en 10 años a Casa de la Esperanza en un referente educativo. La sede cuenta con distintos profesionales que hoy lideran uno de los centros educativos más importantes del mundo en cuanto a la educación diferencial.

casadaesperanca1993

“El deseo de una madre es lo suficientemente poderoso como para cambiar el mundo de verdad. La cantidad de vidas que fueron ayudadas, transformadas y recolectadas por Casa de la Esperanza es el resultado de la preocupación de las madres que solo querían un mundo más justo y preparado para sus hijos. ¡Es increíble ver el poder del amor cuando se convierte en acciones!”.

Caçadores de Bons Exemplos

Actualmente, atienden a 400 niños con autismo en cuidados intensivos desde 4 a 8 horas diarias. Apoyan a las familias entregando material para trabajar en casa así como también dejar actividades. Internacionalmente la Casa de la Esperanza se dedica a realizar foros, charlas y difundir material en las escuelas con el propósito de que consideren su posición en cuanto a la inclusión.

casadaesperanca1993

“Para nuestro deleite, la genética y la neurociencia social aplicada apuntan a perspectivas prometedoras en esta lucha. Ya no estamos solos. Rompimos el autismo social. La Casa de la Esperanza es mi gran razón para vivir. Hoy sé que nací para esto. Es el trabajo de mi vida, pero no es trabajo solo para una vida, sino para muchas”.

–Fátima Dourado a Caçadores de Bons Exemplos

casadaesperanca1993

El deseo Fátima por conseguir que sus hijos no fuesen nunca más rechazados, no solo permitió cambiarle la vida a su familia, sino a cientos de otras que hoy ya no deben pensar en buscar la oportunidad, porque esta ya existe y está claro que el panorama no es el mismo que hace 10 años atrás, pero únicamente gracias a personas que lograron atreverse por evolucionar el sistema.

Puede interesarte