Por Felipe Costa
5 abril, 2021

Brian tiene 8 años y al igual que muchos niños, está cansado de hacer tanta tarea. Su madre al no aguantar más las rabietas de su hijo, lo llevó directamente con las autoridades para que cumpliera con sus deberes.

Con los drásticos cambios que han tomado las escuelas a causa de la pandemia, tanto estudiantes como profesores se han debido adaptar a las nuevas características del aprendizaje a distancia, pero algo que permanece igual, es la inolvidable tarea que los jóvenes deben realizar una vez terminada la jornada escolar. Ahora, remontémonos a nuestra niñez, quien acaso nunca se aburrió de tantos deberes que se negó a hacerlos, causando entre muchas cosas, el castigo de sus padres. Pues en una localidad argentina, una madre se cansó de las pataletas de su hijo y lo llevó directamente con la policía, informa Crónica.

FM Estilo

En la pequeña ciudad de Santa Sylvina, en Argentina, una madre se agotó de las rabietas de su hijo por no querer cumplir con la tarea escolar. Lo intentó castigar de muchas formas, pero el pequeño Braian, de 8 años, seguía desinteresado por pasar la pascua haciendo sus ejercicios de clase. Entonces, la mujer lo amenazó con que llamaría a la policía para que los castigaran, algo que el pequeño nunca creyó realidad.

Tamara, tomó a su hijo de la mano y lo sacó de casa, caminando juntos hasta la comisaría de la Policía. Se presentó ante los oficiales y les pidió que castigaran a Braian para que hiciera la tarea.

FM Estilo

El pequeño de 8 años estaba atemorizado y con sus cuadernos en la mano, pero los agentes en vez de reprenderlo, se sentaron junto a él y se pusieron a hacer la tarea juntos, usando un parte simbólico que decía “Apela que a través de una postura de rigor, su hijo realice sus deberes escolares, encontrándose la misma en un estado de impotencia y desesperación, por la rebeldía”.

“Esto nos reconforta y nos alegra sentirnos útil para la sociedad; destaco el accionar de los efectivos policiales que afianzan los lazos con la comunidad, para el cual está destinado nuestro trabajo”.

–Subcomisario Sergio Daniel Luque a Crónica

Los policías pudieron conocer mejor a Braian y a su madre, dándose cuenta que son parte de una familia sumamente humilde. El niño tenía su ropa y zapatos en mal estado, al igual que Tamara, por lo que después de la tutoría, organizaron una colecta para conseguir calzado y vestimenta nueva para ambos.

Diario Norte

Braian pudo terminar su tarea y en vez de salir atemorizado, lo hizo creando un vínculo con la comunidad de policías. De todas formas, ya no será necesario amenazarlo con un castigo, porque ya aprendió su lección y la tarea nunca más la dejará de lado.

Puede interesarte