Por Valentina Miranda
23 septiembre, 2021

Kimberly Holden es una mujer estadounidense que vive con Elizabeth y Edgar, sus hijos adoptivos. Pese a que ha recibido muchos comentarios crueles sobre su familia, sigue adelante como si nada porque sus hijos son las personas a quienes más ama y quiere inspirar a más personas.

Kimberly Holden es una mujer estadounidense de 31 años que desde muy joven se ha sentido interesada en adoptar niños, gracias a sus tías que la inspiraron para esto. “Cuando era pequeña, siempre supe que quería adoptar. Tres de mis tías abrieron sus corazones y hogares a niños que no eran biológicamente suyos, y eso despertó algo en mi corazón que permaneció conmigo hasta la edad adulta”, dijo al medio Love What Matters.

Con toda una vida por delante, Kimberly contrajo matrimonio a la edad de 21 años y el deseo de adoptar un hijo seguía más firme que nunca, pero no para su esposo, quien no quería. Fueron tres los años que duró la vida de casada, y tras el divorcio ella seguía con su fuerte convicción, de acuerdo a LWM.

Cortesía de Kimberly Holden a Love What Matters

En el 2011 se convirtió en madre de crianza, es decir que criaba a niños por un tiempo hasta reunirlo con sus padres biológicos, pero no pudo negar que sentía nervios que son comunes por tratarse de comenzar algo que requiere tanta responsabilidad y sobre todo siendo soltera. “Estaba tan emocionada de comenzar este viaje, pero también un poco nerviosa, porque estaba haciendo esto como madre soltera. En mi clase, yo era la única persona soltera allí. Todos los demás estaban allí con su cónyuge y, al principio, me sentí raro al estar allí, pero sabía que no podía rendirme. Tenía un propósito que cumplir”, dijo al mismo medio.

Fueron un total de cinco niños los que crió y se reunieron con sus familias biológicas, lo cual fue doloroso para ella. “Cada vez que tenía que despedirme de un precioso niño, me dolía más el corazón tener que tomarme un descanso de ser un padre adoptivo. Se sintió como la pérdida de un miembro de la familia”. Solo siete días después de eso conoció a Elizabeth, una bebé de ocho meses que necesitaba su ayuda. “Cuando apareció con su asistente social, me di cuenta de que no era negra, pero no me importaba. Ella me necesitaba”, dijo a Love What Matters.

Cortesía de Kimberly Holden a Love What Matters

Para ella no fue un obstáculo el que fueran de distinto color, pero fue blanco de muchas personas que juzgaban al verlas juntas. “Mucha gente me miraba de forma extraña y loca mientras estábamos juntas. Miraban como ‘¿Eres su niñera?’ o ‘¿la secuestraste?'”, comentó al mismo medio. “Cuando estaba en el gimnasio, una mamá me llamó niñera en otro idioma (Au Pair). Cuando les decía que soy su mamá, me contestaban ‘Ohhhh. Entonces debe parecerse a su padre’. Mientras hacía cola en las tiendas, me miraban fijamente, así que le decía en voz alta a Elizabeth: ‘¡Mami te ama!’. Y ella respondía: ‘Te amo mami'”, detalló a la misma fuente.

Pasó el tiempo y la trabajadora social de Elizabeth el notificó a Kimberly que su hija adoptiva tenía un hermanito recién nacido llamado Edgar, al cual aceptó criar pese a lo difícil que era. En el 2015 adoptó legalmente a Elizabeth y en el 2018 a Edgar. “Ahora mi familia está completa. Tengo a mi hija y a mi hijo. Aunque nos vemos como una familia, hay muchas personas que no lo hacen (…) Ahora me preguntan audazmente en línea: ‘¿Por qué adoptaron a estos niños blancos? Hay muchos niños negros que necesitan un hogar. ¿No te preocupas por tu propia gente? Tienes un caso de odio a ti mismo’. La gente me ha llamado con apodos crueles y despectivos porque soy negra y mis hijos no”, comentó a Love What Matters.

Cortesía de Kimberly Holden a Love What Matters

“El amor va más allá del color de la piel. No importa de qué color sea alguien. ¡Ámalos! Estoy muy feliz de poder compartir mi historia con personas de todo el mundo para inspirarlas, animarlas e informarlas”, expresó la orgullosa madre a LWM.

Que nunca importe el qué dirán y las actitudes tóxicas.

Puede interesarte