Por Diego Cid
21 diciembre, 2017

Si alguna vez te ha complicado cómo decirle la verdad a tus pequeños, esto realmente te inspirará…

En Navidad suele centrarse mucha atención en los pequeños y en la experiencia del recuerdo, aquel con Santa Claus llegando a dejar los regalos para aquellos que se comportaron bien durante el año. Sin embargo, eventualmente los niños tendrán que enterarse de la verdad sobre su identidad.

Y aunque sea difícil decirles que en realidad no existe, esta madre dio con la clave de cómo hacerlo de la mejor forma, con una estrategia llena de complicidad e increíblemente efectiva.

Facebook

Ésta es la tradición de la familia Rush:

Facebook

«En nuestra familia, tenemos una forma especial de pasar de recibir de Santa, a volverse Santa. De esta forma, la construcción de Santa no es una mentira que se descubre, sino una serie de buenas acciones y espíritu navideño.

A los 6 o 7, cuando sea que veas que tienen la sospecha de que Santa podría no ser real, significa que el niño está listo.

Los saco a tomar un café a cualquier local. Nos sentamos, pedimos nuestras bebidas y les digo lo siguiente:

Vaya que has crecido un montón este año. No sólo estás más alto, también puedo ver cómo ha crecido tu corazón [Dar 2 o 3 ejemplos de comportamiento empático, consideración de los sentimientos de los demás, buenas acciones, etc, que el niño ha hecho durante el año]. De hecho, tu corazón ha crecido tanto que creo que estás listo para volverte un Santa Claus».

Facebook

«Probablemente te has dado cuenta que la mayoría de los Santas que ves son personas vestidas como él. Algunos de tus amigos puede que te hayan dicho que no existe. Muchos niños piensan eso, pero es porque aún no están listos para ser Santa, pero TÚ SÍ.

Dime las mejores cosas sobre Santa. ¿Qué consigue él por todo lo que hace? [guía al niño desde las galletas al sentimiento de haber hecho algo positivo para los demás]. Bueno, ¡ahora TÚ estás listo para hacer tu primer trabajo como Santa!».

La madre luego continúa relatando cómo fue este proceso con sus hijos.

«Hay que asegurarse de mantener el tono de conspiración. Hacemos que el niño escoja a alguien que conocen, generalmente un vecino. La misión del niño es que, en secreto, encuentre algo que la otra persona necesita y la consiga, la envuelva y la entregue, sin revelarle a su objetivo de dónde salió. Ser Santa no se trata de obtener el crédito, es dar sin egoísmo.

Mi hijo mayor escogió la ‘vieja bruja’ de la esquina. Ella era horrible, tenía una cerca en su casa y no dejaba que los niños se acercaran ni recuperaran una pelota perdida o un frisbee. Les gritaba que jugaran en silencio, etc. Realmente difícil de tragar. Él se dio cuenta cuando manejábamos a la escuela que ella recogía el periódico en pijamas con sus pies descalzos, así que decidió comprarle pantuflas. Así que la espió para ver su talla, las compró, les puso ‘Feliz Navidad de parte de Santa’ y las dejó en su entrada después de cenar.

La mañana siguiente, la vimos ir por el periódico, recoger el regalo y entrarse. Mi hijo estaba emocionado y quería saber qué pasaba después. Al otro día, cuando salíamos, ahí estaba ella, vistiéndolas. Él estaba emocionado. Le recordé que nadie nunca podía saber lo que hizo, o ya no sería Santa».

«Durante los siguientes años escogió muchos objetivos y a cada uno le dio un objeto único. Un año renovó su bicicleta y le puso un nuevo asiento y se lo dio a la hija de uno de nuestros amigos. Ellos son bastante pobres, así que preguntamos a su padre primero si estaba bien hacerlo. La mirada de la chica al ver la bicicleta en el patio fue tan alegre como la que tenía mi hijo en su cara.

Cuando llegó el turno de mi segundo hijo para unirse, el mayor me ayudó con el discurso de inducción. Ambos son muy buenos para dar regalos, a todo esto, y nunca sintieron que se les había mentido, porque se volvieron parte del secreto de ser Santa».

La publicación se volvió rápidamente popular, siendo compartida alrededor de 14 mil veces y recibiendo más de 10 mil reacciones en Facebook.

Facebook

¿Qué opinas? Algunos en la red social ya planearon hacer lo mismo con sus hijos este año.

Al fin y al cabo, parece ser una excelente forma de generar una cadena de solidaridad.

Puede interesarte