Por Cristofer García
22 junio, 2022

Este fue el caso de Carmen Irún, quien protagonizó este heroico rescate Santa María, Paraguay.

El amor de madre es más fuerte que cualquier cosa, sin lugar a dudas. Ellas pondrían su vida en riesgo para salvar la de sus hijos, porque solo una mamá entiende lo que se siente al ver a sus pequeños en peligro.

Carmen Irún es un ejemplo claro de esa valentía que solo una madre entiende. A esta mujer no le importó estar en una situación de vida o muerte con tal de salvar a su pequeña hija de 13 años cuando un incendio consumía su hogar.

Familia Irún

“Sin mi hija no iba a salir de ahí”, contó Irún a Crónica, después de ser ingresada al hospital con graves quemaduras en su cuerpo.

Toda esta trágica situación comenzó cuando celebraban el cumpleaños de uno de los hijos de la casa, por lo cual la familia estaba reunida. Pero lo que era festejo y alegría se transformó en un episodio crítico de desespero para todos.

Fue en horas de la noche cuando las llamas comenzaron a devorar la vivienda, ubicada en la ciudad de Santa María, Misiones, en Paraguay. Al encontrarse con el fuego y el humo, la familia decidió salir de la casa a toda marcha, para ponerse en resguardo. Pero una de pequeñas quedó adentro.

Familia Irún

“Una de mis hijas faltaba, la de 13 años, no logró salir. No pensé en otra cosa y entré a la casa para sacarla”, expresó Irún.

Para ese momento las brasas habían abarcado la sala y un dormitorio, pero no fueron obstáculo suficiente para esta valiente madre y siguió buscando a la niña. “No salió porque estaba debajo de una de las camas, se asustó y entró ahí y se quedó inconsciente. La pude sacar y ahora está sana y salva con nosotros”, contó.

Al estar seguros todos afuera y lejos del incendio, la madre tuvo que ser trasladada de emergencia al hospital. Presentó delicadas heridas producto de las llamas.

Familia Irún

“Mi mamá no pudo salir bien después del incendio. Fue trasladada hasta el Hospital del Quemado. Ahora debe someterse a un pequeño procedimiento”, comentó Yohana, una de sus hijas.

Pero aún no se encuentra en buenas condiciones, porque esta madre ahora necesita donantes de sangre para someterse al procedimiento médico. Todavía no saben cómo inició el incendio pero están agradecidos con los vecinos que se acercaron a ayudar.

Puede interesarte