Por Luis Lizama
15 abril, 2020

María Cabello es profesora en la comunidad rural de Maciel, en Santa Fe (Argentina) y su vocación es digna de aplaudir.

El confinamiento por la cuarentena del coronavirus ha acarreado un montón de situaciones atípicas. Muchas personas han experimentado la soledad, otros el aburrimiento y también han aparecido bellos casos de solidaridad. Si bien hay gente egoísta, también hay bondadosa, con vocación y mucho amor.

María Cabello es una maestra argentina que refleja todo lo bueno que ha sacado esta pandemia. Cada día toma su camioneta y parte a repartir la tarea de sus alumnos de la zona rural, en Maciel (Santa Fe). Ellos no tienen Internet, es un privilegio con el que no todos cuentan. Su vocación es real, no todos lo harían. ¡Se merece mil aplausos!

Te dejamos la nota que hizo la televisión argentina sobre esta linda historia: 

María da clases en la escuela rural de Maciel. Su ingenio nos habla de una vocación real, de la bondad que muchas personas tienen. Lejos de todo aquel egoísmo que muchos han demostrado, en los supermercados por ejemplo.

El sacrificio que ella hace cada día es fundamental para que estos niños sigan aprendiendo. La educación siempre será un pilar de nuestra sociedad, del bien y la solidaridad. Todos los días recorre 10 kilómetros y deja los artículos en las tranqueras de cada campo.

En una bolsa negra, de plástico y amarrada a la madera, va el conocimiento y el futuro del mundo.

Facebook María Cabello

Hoy por hoy los niños nacen con un teléfono celular bajo el brazo. Se manejan mejor que nadie, haciendo todo a través de Internet. Lamentablemente muchos se desviven por la pantalla, dejando de lado los juegos y socialización. Estos niños, en cambio, viven alejados de todo aquello, en los campos de Argentina, respirando aire limpio y haciendo la tarea que les deja la “Seño María”.

Con nombre y un lindo mensaje para que se queden en casa, las bolsitas negras se han transformado en una fuente de conocimiento.

Facebook María Cabello

«Mis alumnos no tienen internet y si tienen que comprar el paquete les cuesta. Algunos cuando tienen crédito me pueden mandar y otros no, se complica un poco ».

Lleva y trae cada día los cuadernos de sus alumnos, corrigiendo y educando. La propia docente fue quien publicó las imágenes en su cuenta de Facebook, desatando miles de aplausos y el reconocimiento de todo un país.

Facebook María Cabello

Demás está decir lo que ocurriría en este mundo si todos tuviésemos esa actitud.

Y es que su bondad parece no tener límites, sacrificándose y arriesgando incluso su vida por la educación.

Puede interesarte