Por Luis Lizama
29 julio, 2020

Con las clases suspendidas, Maura decidió crear un método para seguir enseñándole a sus pequeños. Cuando ellos la ven, se emocionan y aprenden a valorar cosas tan pequeñas como un abrazo.

La pandemia ha implicado cancelar clases, eventos masivos y toda clase de reuniones. Con este panorama, muchos maestros han debido ingeniárselas para seguir educando a sus retoños. En esta misión han aparecido profesionales que dictan clases por radio, otras que viajan kilómetros para entregar los cuadernos y toda clase de ingenios.

La profesora brasileña que protagoniza esta historia, decidió crear un método para seguir en «contacto» con sus estudiantes, evitando todo tipo de contagios.

Así fue como diseñó «kits de abrazos», que incluyen mascarillas, trajes desechables y también dulces, para endulzar este amargo momento.

Aquí te compartimos un reportaje que le hizo el diario El País: 

El trabajo de muchos docentes, así como también de profesionales de la salud, ha sido muy complejo. Su rol es fundamental en la vida de las personas, no pueden dejar de enseñar.

Muchos lo entienden así, tanto incluso que han adaptado carros para dictar clases casa por casa, como este joven maestro.

Historias hay muchas, pero el caso de Maura Silva, una maestra brasileña, se ha hecho tremendamente viral.

Captura de pantalla (YouTube El País)

Su necesidad de enseñar, de generar y estrechar lazos, con sus alumnos, la ha motivado a salir de casa y cumplir con su profesión.

Antes de salir a la calle, prepara sus kits, planchando las mascarillas y sanitizando los implementos.

Captura de pantalla (YouTube El País)

Para los niños resulta muy emocionante, sobre todo porque Maura se ha transformado en una mentora, una guía para sus vidas.

Esa nostalgia viene del corazón y ver sus ojos, esa felicidad en sus ojos. Ellos me dicen «Viniste a mi casa, viniste a verme. Realmente viniste a abrazarme»».

Comenta Maura emocionada a El País.

Captura de pantalla (YouTube El País)

Ella les entrega los barbijos, la protección y también dulces, para superar este amargo momento. Trata de darles esperanza, renovar sus energías y mantenerlos felices. 

Su labor es para aplaudir de pie. Basándose en el amor, tal como Maura, todo se puede.

Puede interesarte