Por Diego Aspillaga
11 mayo, 2020

Este tutor no dudó en viajar por horas para encontrarse con esta joven y seguir ayudándola para entrar a la universidad. Ninguna pandemia detendrá su llamado a enseñar a los que más lo necesitan.

El coronavirus ha interrumpido la vida de miles de millones de personas en el mundo entero.

Los millones de contagios y miles de muertes han obligado a los gobiernos del mundo a obligar a las personas a quedarse en sus casas y funcionar dentro de sus hogares hasta que pase la amenaza.

Y si bien esto no es fácil para nadie, existen personas que realmente no pueden seguir sus vidas encerrados. Muchas personas que viven en cuarentena no tienen el privilegio de poder estudiar ni trabajar desde sus casas. 

AP

Son ellos, los que no tienen acceso a internet, los que tienen que viajar kilómetros para poder trabajar o estudiar, los que no tienen luz eléctrica, los más afectados por esta crisis.

Pero son estos casos, los más dramáticos, los que también motivan a las personas de gran corazón a hacer grandes esfuerzos por ayudar y hacer una verdadera diferencia.

Un gran ejemplo de esto es el caso de esta mujer que vive en un sector rural de Irán. Sin luz eléctrica, acceso a internet ni a una educación formal, esta luchadora tuvo que ingeniárselas para poder educarse y lograr cumplir sus sueños. 

Pixabay

Después de mucho sacrificio, horas de viaje para poder asistir a clases con el único tutor que la recibía y noches de estudio, esta iraní estaba a punto de dar el examen para entrar a la universidad.

Pero fue justo en ese momento en que el coronavirus apareció y amenazó con terminar con todos su sueños. Su colegió cerró y sin internet ni medios para aprender, esta mujer quedó varada en su aldea sin nada que hacer para poder seguir con su educación.

La situación era complicada y el sueño de llegar a la universidad y salir de su pueblo natal parecía más lejano que nunca. 

Pixabay

Pero son en los peores momentos de la vida de una persona en la que verdaderos ángeles aparecen en su camino para darle otra oportunidad, y esto fue justo lo que pasó. 

El profesor de la mujer, quien vive en una ciudad a cientos de kilómetros de la aldea, no se iba a rendir con su única alumna que pretendía llegar a la universidad.

El hombre se subió a su vehículo y viajó por varias horas para encontrarse con la emocionada mujer, quien no podía creer que alguien haría algo así por ella.

Reddit u/Kafshak

Sentados en el borde de un camino y usando el propio auto del profesor como pizarra, ambos continuaron con sus lecciones a pesar de todas las complicaciones que se impusieron en su camino.

La fotografía de este noble acto de amabilidad y vocación de profesor explotó en las redes sociales, con decenas de miles de personas aplaudiendo la perseverancia de la joven y la vocación del maestro, quien no permitió que su alumna quedara atrás en sus estudios sólo por no tener los medios para poder seguir estudiando desde casa.

Reddit u/Kafshak

Casos como este nos hacen recordar el privilegio que muchos tenemos de seguir trabajando y estudiando desde casa y nos muestran la mejor cara de la humanidad en tiempos de incertidumbre y miedo global. 

 

 

Puede interesarte