La pequeña enfermó de cáncer y su padre se quedó sin días para faltar al trabajo. Por suerte conocía personas muy solidarias.

Cuando creemos que la indiferencia abunda actualmente en el mundo, aparecen personas que nos demuestran que no está todo perdido. Al menos así quedó demostrado luego de que se viralizara una hermosa historia de solidaridad.

Todo comenzó cuando antes de que David y Megan Green celebraran el primer cumpleaños de su hija, recibieron una terrible noticia. La pequeña Kinsley tenía leucemia linfoblástica aguda y necesitaba tratamiento urgente.

Fue internada de inmediato en el hospital de Birmingham donde se sometió a varias sesiones de quimioterapia. Y debido a la lejanía del hospital -a casi 1600 kilómetros de su hogar- sus padres tuvieron que hacer algunas modificaciones en sus vidas para poder acompañarla.

Facebook @Megan Green

Mamá renunció a su trabajo y papá, un profesor de historia y entrenador de fútbol en Mae Jemison High School, pronto utilizó todos sus días permitidos para faltar en caso de enfermedad y no podría seguir visitando a su hija.

Por suerte a Megan se le ocurrió pedir ayuda por Facebook para que otros profesores de Alabama apoyaran a su esposo y a su familia. Así, hizo un llamado a todos los que les quedaban días disponibles para faltar para que consideraran donarle algunos a David y pudiera estar más tiempo cerca de la pequeña.

Facebook @Megan Green

Si bien podía funcionar, nunca pensó la solidaridad que había en la profesión de su esposo.

Maestros de diferentes escuelas alrededor de Huntsville donaron un total de 100 días de enfermedad a David. Incluso Wilma DeYampert, subdirectora de la Primaria Lakewood que también está luchando contra el cáncer de mama, donó dos días.

Facebook @Megan Green

«No podía imaginarme tener un hijo y estar lejos de él», dijo Wilma. «Entonces, solo pensé que era lo correcto de hacer. Mi mamá siempre decía: «No tienes que ser rico para bendecir a alguien».

Facebook @Megan Green
Facebook @Megan Green

Y sin duda la decisión de todos esos maestros fue fundamental para que la familia se mantuviera unida en estos difíciles momentos. Si bien esperaban contar con algunos días para que David visitara a su hija una vez a la semana, ahora podrá pasar mucho tiempo con ella durante los próximos meses en el hospital, antes de que regrese a casa para continuar con el tratamiento durante dos años más.

Puede interesarte