Por Diego Aspillaga
7 septiembre, 2020

“Cuando los niños se fueron a la cama, me preparé un buen baño de burbujas caliente y tomé unos vasos. Quedan un par en el refrigerador y voy a tomar uno ahora tarde con los pies en alto”, dijo la feliz Rachel Boast tras despedir a sus hijas tras meses de cuarentena.

El coronavirus nos ha golpeado fuertemente a todos. 

Millones de contagiados, cientos de miles de muertos y países enteros paralizados son sólo parte de las terribles consecuencias de esta enfermedad, la que nos dejó a todos encerrados durante gran parte del 2020.

AP

Pero si bien aún no hay cura, hay muchos países que ya están volviendo a la normalidad, y esto ha provocado las más divertidas reacciones entre los residentes que al fin pueden relajarse. 

Ejemplo perfecto de esto es el caso de Rachel Boast, una mamá que se volvió viral gracias a la honesta y hilarante reacción que tuvo al poder enviar a sus hijas al colegio nuevamente.

Esta semana marca un momento importante para los padres en todo el Reino Unido: sus hijos volverán a la escuela después del cierre del coronavirus.

Kennedy News and Media

El alivio de Rachel Boast es uno que probablemente sientan muchas mamás y papás que, durante los últimos meses, se vieron obligados a educar a sus hijos en casa cuando las escuelas cerraron temporalmente por cierre, publicó LadBible.

Es por esto que la madre de cuatro simplemente no pudo contener su emoción y decidió celebrar la ocasión secuestrando sus fotos anuales de uniforme con una botella de champaña.

Kennedy News and Media

El esposo de Rachel, Steven Boast, tomó las instantáneas el miércoles por la noche (2 de septiembre), mostrando a sus hijas Maisie Brown, seis, Poppy-Rae Brown, ocho, y Amy Roberts, de 11 años de aspecto bastante avergonzado.

Rachel dijo: “Hago una foto de regreso a clases todos los años y normalmente son solo los niños en la puerta principal, pero cuántas veces tenemos seis meses en casa con niños, así que estas son fotos especiales para una ocasión especial. “

Al señalar que estaba guardando las botellas para el momento adecuado, agregó: “Cuando los niños se fueron a la cama, me preparé un buen baño de burbujas caliente y tomé unos vasos. Quedan un par en el refrigerador y voy a tomar uno ahora tarde con los pies en alto.

Kennedy News and Media

“Debería sacar acciones considerando la cantidad de alcohol que he bebido durante los últimos seis meses. La casa está muy tranquila ahora, pero estoy emocionada de tener más tiempo para mí”, añadió.

Si bien aún falta mucho para retomar la normalidad, esta madre refleja el estado de ánimo de todos cuando retomamos un poco de libertad. Se ganó su libertad, su celebración y su merecido descanso.

Puede interesarte