Sus hijas se desesperaron en el coche y comenzaron a llorar y gritar.

En el mundo caótico en que vivimos, cuesta tomarse el tiempo para descansar y observar a nuestro alrededor, sobre todo a otras personas que muchas veces necesitan de una mano para salir adelante. Quizás por esta razón, el estadounidense Frank Somerville, rostro ancla de KTVU News, decidió crear un espacio en internet donde diferentes personas envían constantemente sus historias inspiradoras.

Así fue como recibió la historia de Tawny Nelson, una joven madre soltera de 4 pequeñitas. Ella explica en el comienzo de su carta el duro momento que está viviendo después de que su ex la dejara a cargo de una niña de 9, otra de 5, una de 2 y la más chiquita de solo 6 meses de vida.

Posted by Tawny Nelson on Sunday, November 27, 2016

Ella tenía una camioneta, pero siempre estaba en mal estado. Necesitaba una nueva correa del alternador y los neumáticos ya estaban gastados, además que la ventana del conductor tampoco funcionaba, así que solo ocupaba el carro cuando tenía alguna emergencia.

Una noche ocurrió una de esas emergencias; no tenía comida; necesitaba urgentemente ir a un supermercado: solo eran 9 cuadras de distancia pero no tenía con quién dejar a sus hijas, así que toda la familia fue a la tienda.

Cuando salió del supermercado, estaba oscuro, hacía frío y llovía muy fuerte. Cuando todos subieron al carro, intentó hacerlo andar: pero no lo hizo, el carro se descompuso en el momento menos esperado.

“Una de mis chicas dejó una luz encendida accidentalmente. Mi batería estaba muerta. Mi teléfono también estaba desconectado. No tengo familia de la que hablar y estaba sola”.

-Tawny Nelson en su carta

Ella se bajó del carro y comenzó a pedir ayuda. Todos la ignoraban y nadie se detuvo a ayudarla,”Todos me ignoraban, actuaban como si yo no existiera”.

This is Tawny Nelson with three of her four kids.She just told me about what happened to her in Florida.And how a 74…

Posted by Frank Somerville KTVU on Wednesday, July 27, 2016

Sus tres hijas más pequeñas se empezaron a desesperar arriba del auto y comenzaron a llorar y gritar; su hija de 9 solo intentaba ayudar a su madre, pero colapsó y se largó a llorar.

En medio de la desesperación; sintió un golpe en la ventana de su coche. Era un hombre mayor. El venía con sus manos cargadas con comida caliente y botellas de agua.

“Alimenta a tus bebés, y tú también come, jovencita. Tengo un camión de remolque en el camino y mi esposa estará aquí en breve para llevarlos a casa todos” le dijo.

Cuando la pareja de ancianos la dejó en casa, ella no lo podía creer, pero sus sorpresa fue aún mayor cuando vio llegar al día siguiente al mismo anciano con un mecánico para arreglar su camioneta, lo dejó arreglando el carro y se fue. 

Cuando el mecánico estaba a punto de dejar su casa, Nelson le preguntó si podía pagarle en cuotas: el hombre le contestó que la deuda la había pagado el señor mayor.

Así fue como Nelson encontró un ángel de la guarda de carne y hueso.

El hombre solo le pidió, que por todo lo que había hecho por ella: “Nunca se diera por vencida y siguiera siendo una madre increíble”.

Como era de esperar, Nelson saltaba de felicidad, no podía parar de gritar y llorar.

Puedes leer el testimonio de esta mujer aquí.

¿Conoces más historias como esta?