Por Camilo Morales
28 julio, 2021

Thamirys Nunes, una mujer de 30 años, se dio cuenta que su hija Agatha, quien anteriormente se llamaba Bento, no se ajustaba a los cánones de lo que se entiende por “masculinidad”. Hace poco escribió un libro para poder aconsejar a los padres y madres a pelear contra los prejuicios y la discriminación.

A pesar de que las sociedades han avanzado con respecto a ciertos temas y discusiones, como lo es la identidad de género y la diversidad sexual, todavía hay ciertos grupos de personas que no lo aceptan y que tienden a seguir cayendo en actitudes discriminatorias.

Algo como eso ha tenido que pasar Thamirys Nunes, una mujer de 30 años proveniente de São Paulo, Brasil, quien cumplió su sueño de ser madre de Bento, hace 5 años atrás, según informó Osegredo.

Instagram @minhacriancatrans

Sin embargo, con el pasar del tiempo se dio cuenta de que Bento, cuando cumplió 2 años, no encajaba en los cánones de ser niño y prefería juguetes rosados, vestidos y muñecas. De ahí en adelante inició un proceso con psicólogos para entender el desarrollo de su hijo.

No comprendía que ocurría ni como ayudar a Bento. Pero con el tiempo, y gracias a la ayuda de profesionales, se dio cuenta que su hija era transgénero. Ahora ya no es Bento y comenzó a llamarse Agatha.

Instagram @minhacriancatrans

Thamirys acompañó a su hija en cada proceso, el cual se fue haciendo más difícil cuando había que enfrentar ambientes que no estaban acostumbrados y en donde existían comentarios desagradables, preguntas incómodas y distintos prejuicios. 

Instagram @minhacriancatrans

Para ella, según una entrevista que brindó a Crescer, ser trans “no es una cuestión de elección“, sino que tiene que ver con personas que necesitan ser respetados con el género que se identifican, para que así tengan una buena calidad de vida sin tener que estar sometidos a juicios.

Instagram @minhacriancatrans

Por esa razón, esta madre inició el proceso legal para que Agatha pudiera obtener una nueva tarjeta de identificación con su nombre social, lo que le permite poder ser tratada con el nombre que eligió en distintos contextos, como la escuela y en trámites legales.

Esta experiencia la llevó a escribir un libro llamado “¡Los niños trans existen!”, para así poder aconsejar a padres y madres que están pasando por lo mismo y que así se puedan sentir acompañados en su proceso.

Puede interesarte