Por Alejandro Basulto
21 diciembre, 2021

“Ese era el perfume favorito de mi hijo. Solo lo usaba cuando venía a visitarme”, contó Doña Wanda, de 76 años.

La pandemia del coronavirus le ha quitado a muchos un familiar, un amigo o simplemente, a un ser querido. Son cientos de millones las personas contagiadas en el mundo y tristemente, millones de ellas han muerto producto de los graves síntomas que puede provocar esta enfermedad. Hoy estamos superando la peor parte, o al menos así está ocurriendo en varios países en la que ya una considerable parte de su población se encuentran vacunada.

Sin embargo, a Doña Wanda, de 76 años, le tocó vivir en un Brasil que está en una crisis pocas veces antes vista, costándole esta la vida de su hijo.

karyne.leaoo / Instagram

Actualmente este país sudamericano es el tercero con más personas contagiadas, con más de 14 millones de pacientes por coronavirus, y es también el segundo con más víctimas fatales, sumando un total de más de 390 mil fallecidos. Uno de ellos fue el hijo de Doña Wanda, Alexandre Terra, quien falleció a principios de marzo de este año. La pertenencia que más le ayuda a esta mujer a recordarlo, es un frasco de perfume casi vacío, que era el que usaba su hijo cuando iba a visitarla.

Justamente esta pintora de 76 años se encontraba abrazada al frasco de perfume de su hijo, cuando la hermana de su nuera la vio llorando.

karyne.leaoo / Instagram

“Fui a su casa con una misión que me partió el corazón: llevarme las pertenencias de mi cuñado Alexandre Terra, quien falleció el 4 de marzo por COVID, dejando a mi hermana viuda y a mi sobrina de 15 años huérfana de un padre. Su casa amarilla, florida y fragante, pero vi a doña Wanda muy triste. Lloraba sosteniendo un frasco de perfume de O Boticário y ese frasco tenía menos de un dedo meñique de perfume… esa escena me conmovió profundamente, porque está claro que el dolor de la ida de su hijo había destrozado a doña Wanda, se ve, ese perfume era el tesoro para ella”.

– contó Karyne Leão a través de su instagram, según consignó Revista Glamour

Karyne quiso hacer algo por Doña Wanda, sin embargo, cuando fueron juntas a comprar algunos frascos del perfume del hijo de esta deprimida anciana, descubrió que la marca los había dejado de fabricar. En ese momento la longeva pintora de 76 dijo: “Necesito guardar este poquito de aquí para oler a mi hijo amado”.

karyne.leaoo / Instagram

Pero Karyne sabía que eso no iba a ser suficiente, por lo que le escribió a O Boticário solicitándoles que volvieran a fabricar ese perfume, aunque sea una edición limitada, para que Doña Wanda pudiera adquirirlo y así estar un poco más cerca de su difunto y amado Alexandre Terra. La respuesta no tardó mucho en llegar y vino de nada menos que del fundador de la marca.

“Querida Doña Wanda, somos conscientes del significado que este perfume Annete tiene en sus recuerdos. Decidimos, con el apoyo de nuestro equipo de fábrica, hacer algunas unidades de esta fragancia, especialmente para usted. Quería contarle que Anette es mi primera hija y que el perfume fue creado en el momento de su nacimiento”.

– decía la carta que Miguel Krigsner, fundador de O Boticário, le escribió a Doña Wanda–

karyne.leaoo / Instagram

Finalmente, este anciana mujer que tanto extraña a su hijo, podrá adquirir varios frascos del perfume que tanto le recuerda a las tardes que pasaban juntos. Un bien logrado gracias al esfuerzo de la hermana de su nuera y a la marca que supo empatizar con una madre que extraña a la persona que vio nacer y que crió durante gran parte de su vida.

Puede interesarte