Por Mariana Meza
18 febrero, 2021

Cara Lestenkof-Mandregan vive en la isla St. Paul, Alska, una zona de unos 400 habitantes, y decidió aislarse para evitar cualquier contagio de coronavirus. “Ser padres es algo nuevo para nosotros y ser padres durante una pandemia también”, contó.

Los bebés que han nacido este último tiempo se han ganado el apodo de los “hijos de la pandemia”. Y es que es inevitable no llamarlos así porque el coronavirus lo cambió todo. Una de esas cosas es la rutina de todas aquellas que se convertirán en madres, quienes en muchas ocaciones se han visto en la obligación de aislarse por completo para evitar cualquier tipo de contagio, al igual como una mujer en Alaska que se aisló durante 10 semanas lejos de su hogar para tener a sus gemelas.

Cara Lestenkof-Mandregan

Cara Lestenkof-Mandregan (27) es de la isla St. Paul, un pequeño y remoto lugar en Alaska de unos 400 habitantes, y se vio en la obligación de irse de su hogar y aislarse durante 10 semanas para tener a sus hijas gemelas.

La apartada isla donde vive está ubicada en el Mar de Bering, entre Estados Unidos y Rusia, y unas 800 milas (1287 kilómetros aprox.) la separan de Anchorage, Alaska, ciudad a la que todos los habitantes, o la mayoría de ellos, viajan para recibir atención médica especializada, según contó Cara a Good Morning America.

A fines de 2019 la joven madre, asistente de atención médica, descubrió que estaba embaraza. En ese tiempo, poco y nada se sabía sobre la pandemia del coronavirus y Cara comenzó a planear lo que cualquier persona haría: tomaría un vuelo a Anchorage para tener una cita prenatal y una ecografía y, luego de 36 semanas, volvería para tener a su bebé. Pero no fue así.

Cara Lestenkof-Mandregan

Cuando Cara (27) y su novio John Melovidov supieron que no tendrían uno, si no que dos bebés, las cosas dieron el primer giro inesperado. El hecho de que estuviera esperando gemelas implicaba que su embarazo era de alto riesgo.

Pasaron un par de meses y la situación volvió a cambiar para la pareja: llegó la pandemia del coronavirus y con ello se comenzaron a conocer los primeros casos en Alaska. “Me enteré por mi médico que tendría que viajar cada dos semanas después de mi cita de 16 semanas y me quedé boquiabierta”, dijo Cara a GMA y agregó que “poco después nos enteramos de que los casos habían llegado a Alaska… La única razón por la que podía salir de la isla era para viajes médicos esenciales”.

“Estaba pensando, ‘estoy embarazada y tengo que protegerme a mí misma ya mis bebés’. Y el [otro] temor era que si tuviera el virus, se propagaría más rápido que un incendio forestal en la isla”, confesó Cara cuando comenzó a dimensionar la situación en la que se encontraba.

Cara Lestenkof-Mandregan / Facebook

Estuvo en esa disyuntiva hasta abril de 2020, cuando tomó una importante decisión: abandonó su vida en la isla St. Paul y se aisló por 10 semanas en Anchorage junto a su novio. Sus bebés eran más importantes.

Por su parte, tuvo que dejar a su familia, todos nativos de Alaska y miembros de la tribu Unangan. “No habíamos visto a nuestras familias desde el 13 de marzo, así que saber que no íbamos a visitarlos por muchos meses más fue realmente difícil”, dijo Cara a GMA.

Cara Lestenkof-Mandregan

En un avión contratado por el personal del Centro Médico Nativo de Alaska, Cara, John y otro paciente viajaron seguros hasta Anchorage y se hospedaron en Ronald McDonald House, una organización que ofrece alojamiento a los nativos de Alaska que serán padres.

El encierro fue absoluto. Es más, Cara comentó que “la única vez que salimos fue para las citas. Y en las citas, a John no se le permitía entrar [debido a las restricciones de COVID-19] y después de regresar a la casa de los pacientes [de las citas], desinfectamos y reparamos”, comentó Cara.

Sus hijas nacieron el 22 de junio de 2020, sanas y sin coronavirus, pero tuvieron que esperar casi tres semanas para volver a la isla debido al clima y a las restricciones propias de la pandemia. Cuando lograron regresar, los cuatro integrantes tuvieron que estar en cuarentena por 14 días más.

Cara Lestenkof-Mandregan
Cara Lestenkof-Mandregan

“Definitivamente tenemos mucho que compartir con ellas. Les haremos saber que fue un momento muy aterrador e hicimos todo lo posible para protegerlos y mantenerlos a salvo”, añadió Cara sobre lo que le contará a sus hijas cuando sean más grandes.

Cara Lestenkof-Mandregan
Cara Lestenkof-Mandregan

“Ser padres es algo nuevo para nosotros y ser padres durante una pandemia también”, finalizó Cara.

Puede interesarte