Por Cristofer García
22 septiembre, 2020

Nidia Torres Méndez es una madre puertorriqueña que sirve como ejemplo para todas las familias. Ella no se va a doblegar ante el COVID-19 y siempre estará para sus pequeños.

Las madres siempre harán el mayor de los sacrificios por sus hijos. Para ellas lo más importante es que sus pequeños tengan seguridad, comida y educación. Es por eso, que cualquier esfuerzo que hagan para asegurar estos pilares, valdrá la pena.

Esta madre de pocos recursos de Guayanilla, en Puerto Rico, es un ejemplo más de esta dedicación. Nidia Torres Méndez es la responsable de tres chiquillos: Onix Javier (10 años), Javielys Isonix (9 años) y Jayvier Oneil (8 años) sigan adelante con su proceso de aprendizaje, a quienes se les ha visto afectada su educación en medio de la pandemia por COVID-19.

Primera Hora

Incluso, antes de esta emergencia sanitaria, en la localidad donde vive Nidia muchas escuelas han quedado destruidas por distintos desastres naturales que han ocurrido en la isla del encanto. No obstante, esta madre se propuso educar a sus niños en estos meses de pandemia y para ello ha usado su propio refrigerador como pizarra, así da las clases.

Una fotografía que publicó esta joven mamá en redes sociales se hizo viral, al resaltar el sacrificio que hace para mantener a sus pequeños educados, a pesar de no contar con un gran sustento económico.

Primera Hora

“Yo no hice esto para que me cojan pena, lástima, ni para que me regalen. A veces nos enfocamos en nuestros problemas y por estar cegados por esos problemas no vemos que la solución la tenemos al frente de nosotros”, dijo Nidia en conversación con Primera Hora.

“Yo me desesperé porque no tenía una pizarra para los nenes. Desesperada cogí un magic marker (marcador) de los nenes, pasé una línea en la nevera y le dije a una amiga que me trajera magic markers. Pensé que la nevera funciona para escribir y que la tinta sale con degreaser (desengrasante). Después que mis hijos tengan cómo educarse, eso es material, eso se borra”, agregó.

Unsplash

Para ella lo más importante es que sus chiquillos se mantengan educados, pero también que entiendan que hay que se mantenerse firmes en tiempos difíciles como estos.

“Hay que demostrarles a nuestros hijos que somos fuertes. También le quiero demostrar a mis hijos que en un mañana digan: ‘Mami utilizó la nevera para enseñarme a mí y no tenía pizarra y si mi mamá pudo hacer eso, yo puedo hacer cosas más grandes’. La creatividad y la imaginación a mí no me faltan porque tengo tres niños brillantes”, expresó.

Unsplash

“Hay que hacerle un llamado al secretario de Educación (Eligio Hernández) para ver si nos hacen caso con esos pupitres, esos niños los necesitan. Hay madres que tenemos tres y cuatro muchachitos en la escuela y se nos hace bien difícil para comprar tantos materiales”, añadió.

Ella se ha vuelto un ejemplo para otras familias, de que con esfuerzo, se pueden sostener en estas crisis.

Puede interesarte