Por Valentina Miranda
1 agosto, 2022

Mponegele Jane Tlole ha sido trabajadora doméstica en Centurion (Sudáfrica) para cuidar a su familia, pero tras atreverse a entrar a la universidad y obtener una Licenciatura en Ciencias de la Salud y Servicios Sociales, puede ver mejores opciones laborales y darles una mejor vida.

Muchas madres del mundo han dejado de lado sus metas personales por cuidar a su familia, entre ellas ir a la universidad. El sueño de muchas ha sido convertirse en una profesional para ser más independiente y elegir mejores trabajos, aunque los hijos no son un impedimento como la mayoría puede creer.

Los niños y la familia pueden incentivar a más de una a entrar a la universidad, sin importar su edad ni situación, con tal de cumplir sus sueño porque nunca es tarde. Así lo ha demostrado Mponegele Jane Tlole, una madre soltera que logró graduarse con éxito.

Linkedin: Women Power Africa

Mponegele vive en la localidad de Centurion (Sudáfrica), donde también ha sido trabajadora doméstica a tiempo completo hasta que obtuvo una Licenciatura en Ciencias de la Salud y Servicios Sociales de la Universidad de Sudáfrica luego de motivarse a estudiar para darle una mejor vida a sus 4 hijos.

El escenario para la familia no era sencillo, ya que habían ocasiones en que no tenían comida y su empleadora Adele les ayudaba con donaciones.

Linkedin: Women Power Africa

“Estoy muy feliz de haber obtenido mi calificación porque nunca pensé que llegaría a este punto, especialmente con el trabajo que estoy haciendo como trabajadora doméstica y la necesidad de cuidar a los niños, pagar el alquiler, comprar comida y pagar la universidad con el pequeño salario que gano”, contó de acuerdo a Women Power Africa en Linkedin.

La nueva aspiración de Mponegele es continuar con sus estudios para obtener un título de honores, y así convertirse en psicóloga industrial .

Linkedin: Women Power Africa

“Me encantaría trabajar como psicóloga industrial, y mi sueño final es crear una vida mejor para mis hijos y construirles un hogar propio, dijo la madre según Linkedin.

El camino para lograrlo fue bastante duro, pero al fin dio sus frutos. “A veces, pasábamos todo el mes sin comida. Adele me ayudaba aquí y allá con comida y pan, y siempre me aseguraba de trabajar duro durante las vacaciones de diciembre para ganar dinero en efectivo que pudiera pagar la universidad. Así es básicamente como sobrevivimos”, contó de acuerdo a la publicación.

El fin de una etapa y el comienzo de otra igual de grandiosa.

Puede interesarte