Por Constanza Suárez
16 diciembre, 2017

Se te escapará una lágrima al leer esta historia. No merecemos a Luke Skywalker

La próxima semana es el estreno de la esperada cinta de La Guerra de las galaxias: el ultimo Jedi. Todos los fanáticos ansían ver la entrega de la exitosa película y volver a ver a sus personajes favoritos. A pesar de que la princesa Leia no volverá, si lo hará Luke Skywalker, uno de los mas queridos.

Y es que, no sé si les pasa a ustedes pero desde que Mark Hamill  -el actor que interpreta a Luke- fue tan emocional y tierno en la partida de su compañera Carrie Fisher, que le tengo muchísimo mas cariño que antes. Todos pensábamos que era un tipo agradable, pero no mas que eso.

Si a ustedes les pasó lo mismo que a mi cuando Mark se despidió de Carrie, entonces ahora lo amaran MUCHÍSIMO MÁS QUE ANTES. Se convertirá en uno de sus celebridades preferidas, aunque no les guste La Guerra de las galaxias.

AP

Ed Solomon es un guionista que trabajó en Hombres de negro y otras películas. Recientemente contó en su cuenta de Twitter una conmovedora historia que involucra a Mark Hamilton y que de seguro te sacará varias lagrimas. Es que es realmente algo demasiado lindo. Mark ayudó a un niño con una enfermedad terminal a cumplir uno de sus mas anhelados sueños: Conocer a Luke Skywalker.

 

Cuando el hijo de un amigo (que estaba, trágicamente, muriendo de una enfermedad incurable) pidió un deseo: conocer a Luke Skywalker, me tocó a mí, la única persona que el padre sabía que trabajó en el negocio cinematográfico, hacer una llamada.

Sin conocer a Mark, llamé a su agente y le expliqué que este adorable chico veía La Guerra de las Galaxias todos los días y quería conocer a NO Mark Hamill, sino el PERSONAJE real con el que jugaba (el estado mental del muchacho había pasado del punto de ser capaz de asimilar que Luke era ficticio).

El agente dijo a regañadientes que llamaría a Mark, pero también dijo que no me hiciera ilusiones. 90 segundos después recibí una llamada de Mark, quien de inmediato dijo que sí y me dio la dirección de su casa.

Él no solo se encontró con el niño, sino que pasó horas respondiendo pregunta tras pregunta (a veces las mismas repetidas veces), COMO “Luke”. Incluso publicar esto ahora me hace llorar. Fue compasivo, amable y paciente. Y literalmente significaba el mundo para este niño y su familia.

Mark Hamilton básicamente se convirtió en el mejor ser humano del mundo. Se vistió como su personaje Luke Skywalker, y a lo contrario que todos pensaban, con su mejor cara y disposición visitó al niño con enfermedad terminal que ansiaba conocerlo y jugó con el y le respondió todas sus preguntas pacientemente. Te amamos Mark, no te merecemos.

Puede interesarte