Por Alejandro Basulto
21 septiembre, 2020

“Siempre he estado allí para él en todo”, dijo Janice sobre su pareja Robert Beecham, quien padeció de coronavirus. Mientras que ella tiene cáncer de mama.

La pandemia del COVID-19 suma casi un millón de fallecidos en todo el planeta, y más de 197 mil de estas muertes están solo en Estados Unidos, país que acumula más de 6.600.000 personas contagiadas. Habiendo estado cerca de convertirse en una víctima fatal más, el marido de un hermoso matrimonio de 46 años, que por sobre todo en uno de sus momentos más difíciles, demostró una unidad y una fuerza sustentada en el amor, que les ayudó a sobrellevar con éxito este nuevo obstáculo a su duradera relación. Pareciera que de verdad nada puede separar a Robert y Janice Beecham.

Robert y Janice Beecham

Porque previo a que Robert se enfermara de coronavirus, su esposa Janice ya venía arrastrando problemas de salud y una grave enfermedad. La mujer de este longevo matrimonio venía de realizarse una cirugía por un cáncer de mama, por lo que cuando les llegó la triste noticia de que Robert había contraído el virus que a muchos tiene preocupados en la actualidad, fue un golpe duro para los dos. Janice iba empezar a someterse a quimioterapia, teniendo presente que en cualquier momento la salud de su marido podría empeorar peligrosamente.

Robert y Janice Beecham

Para fines de febrero, los pulmones de Robert estaban congestionados, además que él tenía escalofríos y había perdido el sentido del gusto. Bastó que solo fuera al hospital para que le diagnosticaran y diera positivo en la prueba de COVID-19. Patología que por cierto, secundó a un derrame cerebral que había padecido previamente. La salud no les estaba acompañando, y para empeorar la situación, además dificultaba que ellos dos se acompañaran. “La noche [antes de que me diagnosticaran], oré porque estaba muy enfermo. Le dije a Dios que estaba listo para volver a casa”, contó Robert Beecham a Good Morning America.

Al mismo tiempo que su marido luchaba contra el coronavirus, Janice venía de superar una cirugía por su cáncer de mama y estaba a la espera de su primer tratamiento de quimioterapia. La enfermedad de su querido esposo le vino en el peor momento posible, dándole una preocupación más, justo cuando más requería consuelo.

“Empecé a llorar histéricamente porque estaba como,’Tengo que llegar donde este hombre’ (…) Estaba tratando de explicarle [al personal del hospital]: ‘Siempre he estado allí para él en todo’. No lo quería solo”

– dijo Janice.

Robert y Janice Beecham

A pesar de que Janice no pudo estar al lado de Robert en un momento tan difícil y crucial, él sí tuvo buenos médicos, entre ellos, el Dr. Nayak, a quien este dedicado marido le pidió que le ayudara a estar sano o al menos en su hogar para su 46 aniversario el 15 de abril. Ante esto, el trabajador de la salud ideó un plan para que Robert estuviera en casa, que consistió en que se mejorara y que fuera puesto en cuarentena en el dormitorio y en el baño de repuesto durante 14 días. De esa manera, por fin pudo verse y hablar con su esposa, a través de una ventana, que los separaba solo físicamente. “Me alegré mucho de verlo. Mi corazón estaba feliz”, declaró Janice. Mientras que Robert llamó al Dr. Nayak para agradecerle, quien se puso a llorar al momento de recibir el llamado.

Puede interesarte