Por Camilo Morales
21 enero, 2022

La pareja cristiana explicó que no habían hecho “nada malo” ya que solo se apegaban a sus valores. Sin embargo, a Luke Whitehouse esto lo afectó mucho. “La homofobia todavía existe”, dijo.

Aunque muchos países sigan promoviendo distintas leyes y políticas para proteger a aquellas personas de la comunidad LGBTIQ+ que han sido discriminadas y rechazadas, la homofobia y la poca tolerancia siguen existiendo en varias capas de la sociedad.

En ese contexto, hace poco se dio a conocer una historia de este tipo: un matrimonio propietario de una casa se negó a venderles el inmueble a una pareja homosexual, ya que son cristianos y asiduos asistentes a una iglesia.

Luke Whitehouse

Según información de Daily Mail, este hecho ocurrido en Reino Unido afectó fuertemente a Luke Whitehouse y Lachlan Mantell, pareja que tuvo que estar separada durante la pandemia y que por fin iban a tener una casa propia.

Sin embargo, no tenían idea que chocarían contra la negativa del matrimonio cristiano formado por Luke Main y Joanna Brunker, de 33 y 34 años respectivamente.

Daily Mail

Al momento de darles la negativa a la pareja homosexual, el matrimonio decidió enviarles mensajes con referencias a pasajes bíblicos en donde se condena la unión y las relaciones entre personas del mismo sexo.

Daily Mail

Según el matrimonio, quienes asisten regularmente a la iglesia, no querían vender su casa porque “somos cristianos practicantes y nos apegamos a nuestras creencias. No hemos hecho nada malo“. Además, aseguraron que no se avergonzaban de lo que habían hecho.

Purplebricks

Por su parte, Whitehouse explicó que estaba “furioso” cuando supo que no iban a poder comprar la casa solo por esa razón. “Al principio, durante los primeros 10 segundos me reí. Pensé que era una broma. Pero luego estaba molesto y enojado y lloré por teléfono“, contó.

A pesar de que la familia estaba dispuesta a no vender la casa, recibieron críticas de parte de la empresa inmobiliaria con la cual estaban haciendo el trato. Y es que Whitehouse informó sobre la situación a los agentes de Purplebricks y de inmediaton dieron de baja el anuncio.

Luke Whitehouse

Desde la empresa se disculparon con la pareja por el caso de discriminación y enviaron un comunicado. “Los sentimientos expresados ​​en este mensaje son completamente opuestos a los puntos de vista y valores de Purplebricks. Nos hemos puesto en contacto con el vendedor para devolverle su tarifa y solicitarle que venda su propiedad con un agente diferente“, informaron.

Por ahora la pareja tendrá que seguir buscando un nuevo hogar, y explicaron que “no vamos a dejar que nos afecte comprar una casa (…) La homofobia todavía existe, todavía está ahí afuera“.

Puede interesarte