Por Cristofer García
11 marzo, 2022

“En mi mente no está que tengo dificultades, si me retan a una carrera igual puedo correr y hasta ganar con mis muletas. Todas las tardes termino temprano mi trabajo para ir a la cancha para jugar piki voley”, dijo Denis López, de 19 años.

Las personas con mayores obstáculos suelen ser aquellos que luchan de forma más dedicación para alcanzar sus objetivos. Cuando tienen muchas razones para darse por vencidos terminan haciendo lo contrario y se levantan para ir tras sus metas.

Así es el caso de Denis López, un joven paraguayo de 19 años que debido a inconvenientes de salud perdió la movilidad en una de sus piernas y quedó usando muletas de forma permanente.

Crónica

Según reseñó el medio local Crónica, López se fracturó la pierna izquierda a los 10 años de edad, por lo cual necesitó de una prótesis para caminar. Por errores médicos, le pusieron una incorrecta y eso causó que sus huesos no pudieran crecer, por lo cual terminó con tal discapacidad.

Sin embargo, el contar con estos límites no ha sido determinante para que interrumpa todas sus actividades y tal como se puede apreciar en un video difundido en redes sociales, juega muy bien al piki voley, deporte que fusiona el fútbol y el voleibol.

Crónica

“Yo me siento una persona normal. En mi mente no está que tengo dificultades, si me retan a una carrera igual puedo correr y hasta ganar con mis muletas. Todas las tardes termino temprano mi trabajo para ir a la cancha para jugar piki voley (…) soy muy buen jugador”, contó el joven en conversación con Crónica.

“También juego partido estando en muletas. La verdad que ya estoy acostumbrado y no me cansa para nada“, agregó.

Crónica

Es originario de la ciudad de Limpio, cercana a la capital, la Asunción. Se dedica a trabajar como mecánico y es bueno para los trabajos que tienen que ver con la herrería. Por los momentos solo se dedica a trabajar y cuando tiene tiempo libre juega su deporte favorito.

“Terminé mi colegio pero la verdad no me da el cuero para poder estudiar por eso me puse a trabajar. Aunque ya me acostumbré a mis muletas me gustaría tener una prótesis, pero su costo es muy alto y para mi es muy difícil acceder a una”, expresó.

Para Denis los límites son mentales.

Puede interesarte