Por Cristofer García
14 enero, 2022

Natanael Martins Coelho es un doctor comprometido con su profesión, por lo cual encontró la manera de llegar a la población que semanalmente visita en Bonópolis, Brasil, para atender a los enfermos, a pesar de las graves inundaciones que vive la localidad.

Hay profesiones que demandan mucho más de las habilidades que se tengan, sino que son necesarias que se saque un lado humano para trabajar. Entre ellos pueden estar los profesores, que sirven como consejeros de sus estudiantes, pero también están los médicos que deben velar por el bienestar de sus pacientes en todo momento.

Un doctor de Bonópolis, región de Goias, en Brasil, es un ejemplo de los médicos que se toma con mucha seriedad y pasión su trabajo, debido a que haría hasta lo imposible para atender a sus pacientes.

Metropoles

Se trata del caso de Natanael Martins Coelho, un galeno especialista en ginecología que ha estado luchando contra las inundaciones que ocurren en su localidad, solo para ir a ver a los pacientes que necesitan revisión médica.

Según reseñó Metropoles, esta región cuenta con una población aproximada de 4.600 habitantes, los cuales se han visto muy afectados por las inundaciones. En esas circunstancias ha sido visto Natanael, cruzando las calles con el agua casi hasta las caderas, para seguir cumpliendo con su trabajo.

Metropoles

Así fue grabado en un video que luego se volvió popular en redes sociales, por lo noble de su labor, porque no le importó quedar todo empapado con tal de que los enfermos fueran revisados por un profesional de la medicina.

De acuerdo a este medio, la crisis se generó luego de que se desbordara el río Pintado, debido a las fuertes lluvias que han estado cayendo en la región los recientes días. Ha sido tan grave la situación que el agua ha impedido el paso de vehículos luego de que los caminos quedaran hundidos.

Metropoles

El doctor Natanael trabaja en el San Miguel do Araguaia, a 70 kilóemetros de Bonópolis, pero viaja semanalmente hasta esta población para atender a una comunidad de unos 50 habitantes.

Por ello, tuvo que cruzar a pie parte del tramo inundado, hasta llegar al otro lado donde lo esperaba una ambulancia para trasladarlo.

Puede interesarte