Por Luis Lizama
18 agosto, 2020

A dos semanas de la tragedia en la capital del Líbano, los activistas y voluntarios de la organización siguen brindando apoyo. Su bondadosa labor es para aplaudir de pie. 👏🏻

Médicos Sin Fronteras es una organización médica y humanitaria internacional, que brinda apoyo a víctimas de desastres naturales, humanos o conflictos armados. No discriminan sexo, religión, tendencia política, nacionalidad o clase social. Su bondadosa labor les hizo acreedores del Premio Nobel de la Paz en 1999.

Ahora, a dos semanas de la explosión vivida en Beirut, la capital del Líbano, sus voluntarios y activistas han estado ayudando con la salud física y mental de las comunidades afectadas. La situación en el país está lejos de ser la mejor, la ayuda de MSF es fundamental, digna de aplaudir de pie. 

Mohamad Cheblak/MSF

Están dando atención médica a todos los afectados por este accidente, cubriendo tres área principales: Tratamiento para heridos, continuidad de atención para pacientes con enfermedades crónicas y servicios de salud mental.

La organización ha instalado dos puntos fijos de atención, en los barrios de Mar Mikhael y Karantina, parte de los sectores más afectados por la explosión. De la misma forma, y a modo de investigación, han iniciado una intervención “puerta a puerta”, para hacer un catastro, mejorar y focalizar la atención.

Mohamad Cheblak/MSF

Pero eso no es todo, porque también instalaron tanques de agua, además de distribuirla junto a kits de higiene. Esta iniciativa surgió precisamente de las encuestas realizadas en el vecindario, donde los vecinos dijeron requerir estos paquetes con productos de higiene.

Mohamad Cheblak/MSF

Junto a todo el personal humanitario, también viajaron 9 psicólogos, que atenderán a los primeros auxilios psicológicos, trabajando en una respuesta a largo plazo.

Mohamad Cheblak/MSF

Lamentablemente esta no es la única mala noticia que ha enfrentado Beirut y también MSF, porque los contagios de coronavirus no se han frenado. 

“Antes de la explosión, el sistema público luchaba por manejar el creciente número de casos de COVID-19. Desde entonces, ha habido un aumento muy pronunciado en los casos de COVID-19 reportados en Líbano, y especialmente en Beirut. Ha habido más de mil 500 casos nuevos en una semana. Esto representa casi 25 por ciento de todos los casos notificados en el país desde el comienzo de la pandemia”.

Comentó Julien Raickman, jefe de la misión de MSF.

Mohamad Cheblak/MSF

La situación parece lejos de ser controlada, sin embargo, ahí están los voluntarios, al pie del cañón y luchando cada día.

“Basándonos en nuestra experiencia, sabemos que esto tendrá un impacto tremendo en el bienestar psicológico de las personas y permanecerá en los próximos años”, comentó Raickman.

Mohamad Cheblak/MSF

El trabajo de esta organización en el Líbano comenzó en 1976, trabajando continuamente por el mejoramiento del sistema de salud. Probablemente este presente sea de los más complejos que les ha tocado enfrentar. 

No tenemos dudas de que podrán salir adelante, los libaneses lograrán ponerse de pie.

Puede interesarte