Por Macarena Faunes
11 noviembre, 2019

“Tengo libertad, no voy a trabajar y tengo varias novias”, explicó Gary Schaefer.

En una sociedad tan individualista como la que vivimos hoy en día, es común que las cosas materiales sean lo más importante para la mayoría de las personas. Tener autos de lujos, la casa más grande del vecindario, ropa de diseñador, son algunas de estas. La vanidad nos ciega hasta un punto donde olvidamos que lo esencial es invisible a los ojos. Esta es la gran lección que nos enseña el siguiente protagonista.

Un mendigo heredó un millón de dólares tras la muerte de su madre, pero decidió rechazarlo. Prefiere continuar viviendo en la calle. Es feliz. No tiene que preocuparse por los gastos de una casa, aprendió a vivir con lo estrictamente necesario, tiene la libertad que él desea, y vive de la manera más humilde posible. Podemos sentirnos pleno con pocas cosas.

Pixabay

Gary Schaefer, oriundo de St. Louis, Estados Unidos, tiene todo este dinero en su cuenta bancaria en su cuenta bancaria. No ha tocado ni un peso. Se trata de una herencia que le dejó su madre antes de fallecer. Todos esperaban que cobrara, pero no lo ha hecho. ¿La razón? Prefiere vivir sin las responsabilidades que trae la riqueza. 

Pixabay

La madre de Gary le contó a su amigo Joe Vaccaro, que le abrió este depósito a su hijo para asegurarle un buen futuro. Al morir, el joven comenzó la búsqueda del misterioso muchacho. Cumpliría la promesa que le hizo a su confidente a como de lugar.

Pixabay

Después de semanas de indagaciones, el hombre dio con el paradero del muchacho. Estaba en un hogar para adultos mayores. Lejos de lo que él podía pensar, el joven se veía muy conforme con su vida. Contó a KMOX Radio que “es muy feliz siendo desamparado. También es un gran jugador de ajedrez”, afirmó.

Pixabay

Schafer es todo un personaje en el barrio de St Louis. Los vecinos aseguran que se traslada en una bicicleta azul. No aceptan ni pide dinero a las personas que se apiadan de su condición. No lo necesita.

Pixabay

El mismísimo Schaefer contó a la radioemisora los beneficios de vivir así.

“Tengo libertad. No voy a trabajar y tengo varias novias”. 

-Gary Schaefer a radio KMOX-

Cada uno es libre de vivir su vida tal como es. Somos personas adultas y sabemos qué es mejor para nosotros. No tomes en cuenta de la crítica de los demás. La lección que rescato de Gary es que la humildad es un virtud que puede darnos mucha más felicidad que el dinero.

Puede interesarte