Por Alejandro Basulto
2 enero, 2020

La niña transgénero que sirvió de inspiración para el nuevo personaje de Marvel, sigue cada vez más comprometida con su activismo LGTBIQ y feliz por los avances en su transición de género.

La simpática y adorable Rebekah Bruesehoff, no siempre se llamó así, ni fue tan alegre como uno podrá observarla ahora. Porque hace unos años, esta niña trans de Nueva Jersey, socialmente era conocida como Benjamin Bruesehoff, siendo ese, para lamento suyo, su nombre legal. Una de las razones por la que cada mañana se levanta con ganas de luchar.

@jamiebruesehoff
@jamiebruesehoff

Era tanta la angustia que tenía en ese momento con el género y nombre masculino que erróneamente le asignaron, que a los ocho años decidió no tolerarlo más. Se levantó y alzó la voz en defensa de su identidad de género.

@jamiebruesehoff

Fue así como se dirigió a sus padres Jamie y Christopher Bruesehoff, pidiéndoles que ahora se refieran a su persona como «ella», ya que esta pequeña valiente siempre se percibió como una niña, nunca se sintió cómoda con la masculinidad y en general, con lo relacionado con «ser un hombre». De hecho, que la llamaran «niño», le entristecía y amargaba sus días.

@MightyRebekah

Pero eso cambió, se levantó, y ahora no solo es conocida socialmente como Rebekah Bruesehoff, sino que también es una activista LGTBIQ reconocida y admirada por otros niños, niñas y adolescentes transgénero (y cisgénero) en todo Estados Unidos y en buena parte del mundo.

@jamiebruesehoff

Tanto ha sido la fama y la importancia de la lucha que ha dado Rebekah en pos de una nueva legislatura en Nueva Jersey, que permita el reconocimiento de la identidad de género de las personas trans, de tal modo que en su carnet y certificado de nacimiento esté el género que le identifique realmente, que Marvel Cómics se fijó en ella para su Hero Project, convirtiéndose esta aguerrida niña de Nueva Jersey, en la heroína Mighty Rebekah.

@MightyRebekah

«Hoy, esta niña mostró su fuerza una vez más. Hoy, ella hizo algo que fue difícil y aterrador. Hoy me enorgulleció. Hoy, Rebekah tuvo su segundo procedimiento quirúrgico para colocar un implante de bloqueo hormonal en su brazo para evitar que avanzara más en la pubertad (masculina). Este es un ejemplo de lo que es un tratamiento médicamente apropiado, médicamente necesario, que defiende la vida y, que a menudo, literalmente salva la vida de una niña transgénero»

– escribió su mamá Jamie, en su cuenta en Facebook, quien siempre la ha apoyado.

@jamiebruesehoff
@jamiebruesehoff

Actualmente Rebekah está más feliz que de costumbre, porque tal como lo mencionó su mamá, dio un paso importante en su transición, tras recibir su segundo implante de bloqueo hormonal, que le va ayudar en sentirse cada vez más femenina y feliz con su cuerpo.

 

Puede interesarte