Tres días después todo cambió.

Ash Hunter y Renae tenían tres hermosos hijos, y a lo largo de los últimos tres años, nacieron tres milagros más: Hannah, de dos años, Jai, de uno, y Jacob, de sólo nueve meses. Ese hecho hizo que tuvieran que retrasar cada vez más la idea de casarse… cosa que querían hacer hace mucho tiempo. De igual manera, eran los más felices del mundo con la familia que estaban formando, hasta que llegaron las lamentables noticias.

A Ash le diagnosticaron cáncer a los ganglios linfáticos… y todo empezó a pasar muy rápido.

Probó con distintos tratamientos clínicos y drogas experimentales, pero sus pulmones se llenaron de fluidos debido a los efectos secundarios, por lo que tuvo que dejar de lado esos métodos.

Entonces vino la terrible noticia: eso hizo que en sólo dos semanas su cáncer creciera a gran velocidad, haciendo que los doctores les advirtieran que no tenía mucho tiempo de vida.

Supplied

Había sólo una cosa que hacer: cumplir el sueño de Ash… y ese era casarse con la madre de sus hijos.

Entonces el hospital y una iglesia local decidieron ayudarlos. Además, la familia había reunido dinero mediante una página de GoFundMe, por lo que todo estaba listo: cuatro horas después, celebraron su matrimonio.

Supplied

La ceremonia, celebrada este 5 de agosto, fue conmovedora y gracias a la tecnología brindada por los médicos, Ash pudo estar de pie en el altar, respirando con una máquina. Sus seis hijos estaban a su lado.

Supplied

Tres días después del hermoso momento, el hombre falleció. Su familia está conmocionada pero al mismo tiempo en paz, tras poder haber cumplido lo que añoraban.

Supplied

Y aunque mucho de esta historia puede ser realmente triste, también esconde una parte llena de aprendizaje y sobre todo, de amor.

Puede interesarte