Por Cristofer García
5 julio, 2022

“Como madre de una niña negra, necesitaba ayudarla a saber que el cuerpo, la piel, el cabello no validan quién es una persona”, dijo Livia Costa.

En la actualidad se han roto prejuicios en cuanto a cómo deben lucir los cuerpos, porque antes se juzgaba a las personas por su peso o forma. Esta situación ha llevado a que el mundo del modelaje ahora sea diverso y existan cuerpos de todo tipo.

Así ocurre en el caso de Livia Costa, una mujer de 41 años quien es modelo de tallas grandes, con lo cual quiere servir de ejemplo para su pequeña hija, Lavinia. Sin embargo, antes tuvo que pasar un periodo duro y de entendimiento de su propia belleza, para así poder estar en donde se encuentra profesionalmente ahora.

“Tuve una relación estable con el padre de mi hija durante unos 10 años. Lavinia llegó trayendo alegría, pero un año después, a pesar de que estaba casado, me encontré siendo el único responsable de ella”, contó Livia, quien es originaria de Salvador, Brasil, en conversación con Editora Mol, según reseñó Razones para Creer.

Livia Costa

“Mi vida era aún más agitada, y la atención de mi expareja hacia mí era como nada. Me estaba poniendo triste, desmotivada y gané un peso absurdo. Mi autoestima tocó fondo. Entonces, cuando mi hija cumplió 5 años, tomé la decisión de separarme. Necesitaba cuidarme. No fue fácil superar el fracaso de esa relación. Quien me dio la fuerza para no rendirme fue mi hija. Mirar su carita me llenó de coraje y así la vida tomó nuevos rumbos“, agregó.

Fue a través de su hija que encontró su nueva ocupación, cuando la pequeña empezó a participar en sesiones de fotos como modelo infantil.  “Fue entonces cuando me di cuenta de que avergonzarme de mi cuerpo y esconderme, como venía haciendo, no le enseñaba nada bueno”, dijo Costa.

Livia Costa

“Incluso fuera de la norma, podía sentirme hermosa. Y aceptarme era tan importante para mí como lo era para Lavinia. Como madre de una niña negra, necesitaba ayudarla a saber que el cuerpo, la piel, el cabello no validan quién es una persona. Esto provocó un gran cambio en mí y, buscando mi lugar, también entré en el mundo de la moda como modelo de tallas grandes”, añadió.

Todo ese viaje de enseñanza y conocerse así misma la llevó al lugar donde siempre quiso estar: mostrándose como un ejemplo para su chiquilla. “Hoy estoy orgullosa de la madre que soy y de la mujer en la que me he convertido. Por eso animo a los demás a liberarse de patrones y prejuicios, tener amor propio, no aceptar relaciones tóxicas y defenderse del machismo”, expresó.

Puede interesarte