Por Diego Aspillaga
10 julio, 2020

Hilda, también conocida como “gringa” probó ser una mujer fuerte y luchadora que sorprendió a todos con sus ganas de vivir. Pudo volver con su familia luego de casi un mes luchando por su vida.

El coronavirus nos ha golpeado a todos. Pero si bien todos estamos sufriendo por esta pandemia mundial, existen personas que se han visto mucho más afectadas que el resto de la población.

Pixabay

Los adultos mayores y las personas con condiciones médicas previas son las víctimas favoritas de esta maldita enfermedad, por lo que cuando una de estas personas logra vencerla, sólo queda celebrar y dar gracias por su fortaleza y determinación de sobrevivir.

Pixabay

Este es el caso de Hilda, también conocida como “gringa”, quien logró triunfar sobre el coronavirus a pesar  de haber pasado más de 20 días internada de gravedad.

Hilda, de 56 años, tiene Síndrome de Down, y si bien esta condición no afecta su sistema respiratorio, ésta sí afecta otros órganos de su cuerpo, como el sistema digestivo y su corazón, así como su posibilidad de recibir y soportar el tratamiento.

ADOM

Pero “La gringa” probó ser una mujer fuerte y luchadora que sorprendió a todos con sus ganas de vivir.

Según informó la Asociación Down Mendoza (ADOM), la mujer estuvo 22 días hospitalizada y aislada de su familia para su tratamiento contra el coronavirus.

Luego de una ardua batalla en el centro de salud, este jueves 9 de julio, fue dada de alta por los médicos que la atendieron, publicó La República.

AP

“Es una bella persona que siempre se suma a nuestros eventos con gran entusiasmo (…). Sí se puede. Nos encanta poder dar estas noticias tan alentadoras”, señalaron desde ADOM a través de su cuenta de Facebook.

Camila, una de las sobrinas de la quincuagenaria, comentó en la publicación: “Muchas gracias, ella es ‘Gringa’, así la conocen todos. Mi tía y mi gran orgullo. Les manda un abrazo grande para todos”.

Carolina Martinez

“Muchas Gracias, Camila. También le enviamos un gran abrazo. Nos llena de felicidad que esté recuperada y también como familias de personas con síndrome de Down nos da tranquilidad, esperanza de que se puede salir”, respondieron desde ADOM.

Historias como la de Hilda llenan de optimismo a todos los que nos sentimos abatidos por la enfermedad. Si ella pudo superar esta terrible crisis y volver con su familia, todos podemos.

“La gringa” es un ejemplo a seguir.

Puede interesarte