Por Isidora Fuenzalida
19 octubre, 2020

Debido a la pandemia del COVID-19 la familia de Eileen no ha logrado reunirse. Sin embargo, le tenían una sorpresa que le alegró el día e hizo emocionar a todos.

Originaria de Staten Island en Nueva York, Estados Unidos, Eileen Delaney se vio en la obligación de dejar sus estudios en la escuela secundaria para conseguir un trabajo de tiempo completo y así ayudar a su madrastra con las facturas. Consiguió empleo en la Compañía Telefónica de Nueva York.

“Era un buen trabajo en ese momento ¡Aunque no me gradué de la escuela secundaria seguí siendo amiga de todos!”.

–dijo Delaney en una entrevista con WJLA

Maureen Delaney

La anciana tuvo un comienzo difícil. Su madre murió cuando ella tenía tan solo 12 años y su padre se volvió a casar cuando ella cumplía los 14, según cuenta su hija Maureen Delaney.

Actualmente, Eileen, de 93 años, vive en Centreville, Virginia, desde el año 1998. Tiene ocho nietos, cinco bisnietos y una familia entera que la quiere y se esfuerza por verla feliz.

Maureen Delaney

Este año, debido a la pandemia del COVID-19, su familia quería celebrar su cumpleaños de forma especial y darle un regalo del que no se olvidaría jamás.

Maureen, su hija, dijo que decidieron hacer una explosión de tarjetas de cumpleaños y recibieron cientos de ellas de todas partes. Entregando cariño y amor desde la distancia.

“El cartero dijo un día, ‘quiénes son todas estas personas, ni siquiera conozco a tanta gente'”.

–dijo Maureen, entre risas–

Maureen Delaney

Pero la familia tenía una sorpresa más bajo la manga. “No es fácil de sorprender, pero estaba realmente sorprendida”, dijo su hija.

La sobrina de Delaney se puso en contacto con el director de la escuela secundaria de Port Richmond en Nueva York y la asociación de ex alumnos, de la que Eileen permaneció apartada durante todos estos años y le concedieron un diploma de secundaria de la clase de 1945.

Eileen Delaney finalmente recibió su diploma de secundaria, lo cual, según los miembros de la familia, debería haber ocurrido hace décadas, 75 años para ser exactos.

Maureen Delaney

“No tenía idea, nunca se me pasó por la cabeza”.

–señaló la mujer de 93 años cuando recibió el diploma–

Los miembros de la familia se unieron en una llamada de Zoom para la sorpresa especial. No han logrado reunirse y todos están cuidándose en casa, pero el esfuerzo y el amor que pusieron hicieron de este cumpleaños de Eileen número 93, emocionante y difícil de olvidar.

Puede interesarte