Por Felipe Costa
21 abril, 2021

Érica puso su mano en el medidor suplicando que no cortaran la luz de la casa de su tío Roberto, quien lleva entubado por coronavirus desde febrero. Su noble actuar llegó al corazón de cientos juntaron el dinero suficiente para pagar la gran deuda.

Pese a que el mundo esté viviendo una pandemia y miles de familias tengan que hacer un paréntesis en sus vidas intentando encontrar trabajo o sobreviviendo con los ahorros, el mundo como tal debe seguir funcionando. El transporte público tiene que realizar sus recorridos, el agua debe seguir llegando a nuestras casas y las cuentas, por mucho que cueste pagarlas, deben ser cobradas. Aún así, debiera existir algún organismo al cual recurrir en estos tiempos, para aquellos golpeados con la crisis como una mujer que evitó el corte de luz de la casa de su tío internado por COVID, atrasado en los pagos del servicio.

Relevante News

Érica Daniele, una mujer de 39 años, residente de Fortaleza, en Brasil, tuvo que poner su mano en el medidor de la casa para que el técnico del servicio de electricidad no le cortara la luz. El hombre iba con órdenes que no podía rechazar e intentó explicarle a la mujer que él solo era un enviado, que lo comprendiera, pero Érica no dio un paso atrás.

Entre llantos, la mujer suplica que no corten la luz, pues la casa pertenece a su tío entubado desde febrero en el hospital luego de contagiarse de COVID-19. Su familia afectada también por la pandemia no ha tenido como pagar las deudas.

Relevante News

Entre los vecinos que conocen la situación de Roberto Carlos, el dueño de la casa, grabaron el momento que Érica se interpone entre el técnico y el reloj medidor, mientras tanto pedían ayuda para hacer una colaboración y así terminar con la deuda. No obstante, la cifra llegaba a los $550 reales, el equivalente a $100 dólares, difíciles de conseguir en tan poco tiempo.

Aún así no fue imposible, el video de Érica conmovió a cientos de personas, desconocidos que lograron hacer llegar donaciones de dinero para que la sobrina pague la deuda con la concesionaria, lo que les dará al menos otro mes de tiempo mientras Roberto se recupera.

Según Érica, su tío ya presenta mejoras sustanciales en su salud y siempre ha sido un hombre responsable con las deudas, sin embargo desde que fue internado, la familia no ha podido cumplir con todas las cuentas por sí solos.

La conmovedora reacción de esta sobrina es solo una muestra desesperada de lo difícil que ha sido para muchos acostumbrarse a estos tiempos de crisis y el actuar de la comunidad el reflejo de la empatía que aún existe con los menos afortunados.

Puede interesarte