Por Felipe Costa
7 abril, 2021

Alessandra conoció a Fabiana en 2013 y luego de casarse motivó a su esposa de adoptar. El proceso fue largo pero cuando conocieron a cinco adorables hermanos huérfanos, no solo les cambió la vida, sino que se la cambiaron a ellos también, dándoles un hogar digno para siempre.

El deseo de ser padre o madre, es siempre un sueño muy noble y hermoso, sea biológicamente o adoptando. El hecho de darle una vida digna a una criaturita que recién se abre al mundo es una experiencia inigualable que dura hasta el último día. Aquella intención tenían Fabiana Ferreira Maria y Alessandra dos Santos Maria cuando se convirtieron en madres, pero una de ellas vería a los pequeños crecer, mientras que la otra partiría de este mundo prematuramente, informa GHZ.

Apoyo – iStock

Fabiana y Alessandra dos mujeres brasileñas se conocieron en 2013, viviendo dos años de intenso amor antes de casarse en 2015. Dentro de las aspiraciones de la pareja estaba formar una familia con un niño o una niña, un sueño en especial para Alessandra, así que luego de disfrutar un año su matrimonio, comenzaron el proceso para buscar un hijo adoptivo.

Al momento de inscribirse en el programa, Alessandra convenció a su esposa de tener hijos hermanos, por lo que el asunto se tardaría un poco más de lo estimado. Fue recién en 2019 que recibieron una llamada.

Apoyo – iStock

Pero esta vez fue Fabiana quien atendió el teléfono, siempre habían soñado con dos hermanitos juguetones, pero desde el orfanato le anunciaron que eran 5 hermanos que buscaban un hogar juntos. No lo pensaron mucho y fueron a conocerlos, encontrándose con niños adorables, sin embargo no todo era cantar victoria, puesto que habían otras familias con intenciones de adoptar.

Luego de un largo proceso, ambas asistieron al tribunal de adopción y se emocionaron al saber que cuando el juez le preguntó a cada uno de los niños con quién preferirían vivir, todos escogieron a Fabiana y a Alessandra. Estaba más que decidido, los cinco pequeños tenían un hogar donde crecer.

Ambas madres fueron muy disciplinadas y eso les permitió llevar el día a día de la forma más amena posible. Sin embargo, la felicidad un día se ennegreció cuando Alessandra se enfermara de COVID este año.

Apoyo – iStock

Como conductora de aplicación, estaba en constante contacto con múltiples personas y un día luego de ver unos clientes en Porto Alegre, regresó cabeceando y con fuerte dolor de garganta. La fiebre no dejaba de subir así que un día fue llevada al hospital y al siguiente la tuvieron que entubar, puesto que no podía respirar sin ayuda de oxígeno.

Un día, luego de un traslado de hospital, la doctora que estaba su cargo le permitió a Alessandra realizar una videollamada con su familia. La mujer seguía entubada, pero los niños pudieron verla y contarle cada uno como iba su día, las tareas que habían hecho y cuanto la extrañaban y amaban. Se despidieron prometiendo verse pronto. Cuatro días después, falleció por muerte cerebral a los 37 años.

“Ahora, vivimos un día a la vez, los niños y yo. Durante el día se distraen, miran televisión, juegan, hacen alguna actividad escolar, lo peor es de noche, porque incluso cuando Ale viajaba, llamaba todas las noches, siempre les hablaba, les decía buenas noches. Entonces, el peor período para nosotros ha sido por la noche, mi cama se ha convertido en un nido, hay cinco cachorros acurrucados cada noche”.

–Fabiana Ferreira Maria a GHZ

Fabiana Ferreira Maria

Alessandra partió, dejando un gran vacío en su familia, pero les dejó a sus hijos recuerdos imposibles de olvidar. Si no hubiese sido por ella y su gran motivación por tener una familia numerosa, aquellos cinco pequeños no habrían tenido el mismo hogar como en el que están creciendo ahora. Fabiana con 42 años no se rendirá y mantendrá viva al amor de su vida cuidando a sus hijos.

Puede interesarte