Por Constanza Suárez
17 noviembre, 2020

La jefa tribal africana también logró establecer una nueva ley para prevenir el matrimonio infantil y ha prohibido la iniciación sexual de niñas. Asumió la tarea de revertir las prácticas culturales dañinas que no dejan que las pequeñas se eduquen.

Una escena recurrente abrumaba a Theresa Kachindamoto, jefa principal del distrito de Dedza en el centro de Malawi, cada vez que deambulaba por la ciudad: niñas cargando a sus bebés. Las pequeñas no solo eran madres a corta edad, también eran obligadas a contraer matrimonio con hombres mayores. La mujer no estaba dispuesta a que siguiera ocurriendo y tomó cartas en el asunto. 

Tras un largo trabajo logró que 50 subdirectores firmaran un acuerdo para poner fin al matrimonio infantil en su área. “Les dije: ‘Les guste o no, quiero que estos matrimonios terminen’” dijo Kachindamoto a Al Jazeera.

ONU Mujeres

Y eso no fue todo, Kachindamoto hizo que los líderes anularan cualquier sindicato de menores existente y enviaran a todos los niños involucrados de regreso a la escuela. “Hablo con los padres, yo les digo: si educan a sus niñas lo tendrán todo en el futuro”, dijo la jefa tribal a ONU Mujeres.

Si bien el matrimonio con menores de 18 años en Malawi ha sido ilegal desde principios de 2015, los niños aún pueden casarse bajo el llamado “derecho consuetudinario”, es decir, con el consentimiento de los padres y supervisados ​​por líderes tradicionales.

PER-ANDERS PETTERSSON

Solo en 2016, anuló más de 300 matrimonios infantiles. La política feminista ha ayudado a que en los últimos tres años, se anulen más de 2 mil uniones, donde solo 300 corresponden a su distrito, según informó Vital Voices.

“No quiero matrimonios juveniles. Deben ir a la escuela. No se debe encontrar a ningún niño en casa o haciendo las tareas del hogar durante el horario escolar”, dijo Kachindamoto a  ONU Mujeres.

Life Gate

Kachindamoto no sólo se ha preocupado de salvar a los menores de estas uniones, también de que no dejen sus estudios. Para ello, opera una red secreta de padres para vigilar que asistan y cuando los padres no puedan pagar las tasas escolares, ella lo hace con su propio dinero o busca a otra persona que pueda hacerlo.

Malawi tiene una de las tasas más altas de matrimonio infantil en el mundo, con una alarmante de una de cada dos niñas casadas menores de 18 años, según Girls Not Brides. 

Al Jazeera

Lamentablemente, los matrimonios infantiles no son la única preocupación de Kachindamoto, también lo es la “iniciación sexual” de las niñas. Existen campamentos donde se les enseña a las pequeñas a “cómo complacer a los hombres”. Según la jefa tribal, que ha prohibido este tipo de rituales de limpieza, a veces se envían a estos lugares niñas de hasta siete años. “Les dije a los jefes que esto debe terminar, o los despediré”, sentenció.

ONU Mujeres

¡Una heroína!

Puede interesarte