Por Diego Aspillaga
9 septiembre, 2020

Derya Sert, de Turquía, recibió el órgano el 2011 y luego de varios intentos fallidos, por fin pudo quedar embarazada y dar a luz de forma natural. Nombró a su hijo como uno de los doctores que la ayudaron a realizar este milagro.

Para muchas mujeres, el dar a luz es un sueño que resulta imposible. Sus cuerpos simplemente no vinieron con el equipamiento” necesario y no les permite cumplir sus deseos de ser madres.

Y si bien este problema parecía ser algo definitivo, la ciencia y el ingenio humano han entregado una luz de esperanza a quienes no podían tener hijos anteriormente, y el caso de Derya Sert es un gran ejemplo de esto.

Pixabay

Sert, como tantas otras mujeres antes que ella, nació con una curiosa condición que hacía que el tener hijos fuera sólo una fantasía: Derya no tenía útero.

Sin embargo, lejos de rendirse y dejar de lado el sueño de ser madre, Derya buscó en la medicina una solución a su problema y logró convertirse en madre luego de ser la primera receptora de un trasplante de útero y luchar 10 años por tener a un bebé, publicó Unilad.

Después de convertirse en la primera persona en el mundo en recibir un trasplante de útero de una persona fallecida en agosto de 2011 en el Hospital Universitario Akdeniz en Antalya, Turquía, Sert comenzó a experimentar períodos por primera vez y este año logró quedar embarazada y dar a luz de manera natural.

Newsflash

Su hijo, Ömer Özkan, nació el 4 de junio, y nombró al niño como uno de sus médicos para honrarlo por todo lo que ha hecho por ella.

Derya Sert dio a luz hace tres meses, pero el recién nacido fue llevado inmediatamente a cuidados intensivos y ha permanecido allí desde entonces. Afortunadamente, los médicos ahora han dicho que su tratamiento ha terminado y que puede ser dado de alta del hospital en los próximos días.

El profesor Ömer Özkan, del departamento médico del hospital, dijo que la operación de trasplante de útero había tardado más de siete horas en realizarse cuando la paciente tenía 23 años.

Newsflash

Los médicos esperaron 18 meses después de su trasplante antes de implantar un embrión con el propio óvulo de Sert en abril de 2013. Luego quedó embarazada, pero poco después tuvo que someterse a un aborto cuando los médicos no pudieron detectar un latido fetal.

Ahora, más de siete años después, la joven finalmente se convirtió en mamá y dio a luz por cesárea. Los médicos dijeron que el proceso de cuidados intensivos de tres meses se desarrolló sin problemas.

Pixabay

El joven Ömer ganó peso gradualmente mientras estaba en la unidad de cuidados intensivos, y finalmente alcanzó los 3 kilos y llevó a los médicos a darle a Sert la noticia de que podría ser dado de alta una vez que se completaran una serie de controles de rutina.

“La salud del bebé es buena”, dijo el profesor Özkan, según Sputnik International. “[Su peso] ha superado los 1500 gramos. Derya se emocionó cuando tomó a su bebé en sus brazos por primera vez”.

Antes de que los médicos le dijeran a Sert que podía llevarse a su bebé a casa, la nueva mamá solo había podido verlo en una incubadora. Luego, después de dos meses, pudo tenerlo en sus brazos por primera vez en Eid.

Newsflash

El profesor Özkan dijo que el nacimiento exitoso de un bebé sano allanará el camino para operaciones similares en el futuro, especialmente para las parejas que no pueden tener hijos.

 

Puede interesarte