Por Cristofer García
7 abril, 2021

Sonia Sein, de 56 años, fue la beneficiada con este procedimiento quirúrgico que representa un desafío para el mundo de la medicina. No es sencillo, pero resultó todo un éxito.

Mientras el mundo de la ciencia avanza pareciera que cada vez son más accesibles los tratamientos a enfermedades complicadas y también la cura a padecimientos que en tiempos atrás serían imposibles de tratar.

Uno ejemplo claro de ello es el reciente transplante tráquea que recibió una mujer en la ciudad de Nueva York, al noreste de Estados Unidos. Se trata de un procedimiento quirúrgico que históricamente había sido un desafío para el área de la medicina.

Quien se vio beneficiada por esta intervención fue Sonia Sein, de 56 años, residente del Bronx. Sonia había sido ingresada hace 6 años al hospital por un ataque de asma, por lo cual debió pasar un largo periodo intubada.

Unsplash (foto referencial)

“Estuve intubada demasiado tiempo, por lo que la tráquea se dañó. Así que me sometí a una cirugía tras otra para intentar repararla“, contó Sonia en conversación con NPR.

No obstante, ninguna cirugía pudo remendar el daño, por lo cual necesitó un tubo de traqueotomía para cumplir las funciones de la traquea. Sin embargo, decidió que era hora de hacer algo para recuperar su calidad de vida y salud.

“Investigué sobre el trasplante de tráquea porque pensé que hacen trasplantes para todo lo demás. Debería haber algo para las tráqueas”, comentó. Casualmente los investigadores del Hospital Mount Sinai tenían un proyecto que le serviría.

Hospital Mount Sinai

Llamó tantas veces como pudo para tener una cita y lo logró. “¡Creo que se cansaron de que los llame!”, dijo. Esto ocurrió 4 años atrás y fue solo hasta ahora que pudo recibir su nueva tráquea.

“Aunque luzcan como algo bastante sencillo, porque a primera vista parece un tubo, resulta que es un sistema de órganos muy complejo”, explicó el doctor Eric Genden , cirujano de Mount Sinai e investigador de la Facultad de Medicina de Icahn.

El problema principal para este trasplante era llevar sangre a la tráquea, debido a una compleja red de vasos diminutos, que era imposible de reconectar. Afortunadamente, luego de un largo proceso de investigación, el especialista logró dar un método eficaz.

Hospital Mount Sinai

“Por mucho que investigues, nunca sabes que esto va a funcionar hasta que ves que la sangre fluye hacia ese órgano“, expresó. Es una especie de santo grial de lo que todos hemos estado buscando“, añadió Genden.

Puede interesarte