Por Camilo Morales
20 agosto, 2021

Según el joven multimillonario, Andy Ross, una madre le dijo a su hija: “Por eso tienes que terminar la escuela”, haciendo referencia a su aspecto desaliñado y a sus tatuajes. “No hay que juzgar a las personas por su apariencia”, dijo el joven, quien es dueño de varias empresas.

Hay personas que creen que las apariencias de la gente están ínfimamente relacionadas con cómo son sus personalidades o cómo es su contexto y realidad. Sin embargo, hay veces en que los estereotipos no corren y es imposible definir cómo es una persona solamente por cómo luce.

Eso fue lo que le ocurrió a Andy Ross, un conocido multimillonario. Según un relato que entregó Matthew Manning en su perfil de Facebook, este empresario protagonizó un momento muy incómodo en un lugar público.

Andy Ross

Según el autor de la publicación, una mujer que estaba con su hija en una tienda creyó que Andy era alguien que estaba en malos pasos solamente por como lucía. Ésta mujer le habría hecho un comentario a su hija por la ropa que traía el multimillonario.

En palabras del mismo Andy, “una niña me miraba fijamente (…) Sé que los niños sienten curiosidad al ver a alguien, especialmente tan sucio como yo“.

Se dirigieron hacia la puerta y escuché a su mamá decirle en voz baja a la niña ‘por eso tienes que quedarte en la escuela‘”, agregó el joven.

Andy Ross

Luego de aquella situación, el joven se acercó hacia la mujer para contarle que, a pesar de estar sucio, tenía educación. “No solo tengo un diploma de escuela secundaria, también tengo un título universitario y muchas certificaciones médicas. Así que asumir que no tengo educación debido a mi apariencia es bastante ignorante en sí mismo“, detalló Andy.

Andy Ross

Además, el joven defendió su uso de tatuajes y explicó que eso no lo hace menos persona. “Estoy orgulloso de mis tatuajes y obras de arte que Forrest Bateman puso en mi cuerpo“, dijo el joven haciendo referencia a un famoso tatuador.

Andy Ross

Hoy Andy se dedica al rubro de la construcción, es por eso que en algunas ocasiones su aspecto pueda parecer sucio y desordenado. “Me enorgullece decir que soy parte de la construcción de Estados Unidos y disfruto de mi trabajo todos los días”, dijo el hombre.

Andy finalizó diciendo que una de las lecciones que aprendió al momento de conversar con la madre de esa niña era que “no hay que juzgar a las personas por su apariencia“.

Puede interesarte