Por Macarena Faunes
6 septiembre, 2019

«Sé doblar hierro, aprendí a hacer estribo. A veces entro arena y piedras. La realidad es que estoy al mismo nivel de mis compañeros», comentó Yanina Maidana.

El amor que uno siente a quienes les dio la vida es inmenso. Hacemos de todo para que a ellos no les falta nada y vivan felices, incluso si son acciones que jamás imaginamos que ocurrían. A veces la vida se pone cuesta arriba y es nuestro deber salir adelante utilizando la creatividad, tal como lo hizo nuestra siguiente protagonista.

Yanina Maidana, de 33 años, trabaja como albañil para pagar la educación de sus tres hijos. No quiere que pierdan la oportunidad de estudiar y surgir de la pobreza donde viven. Toda una luchadora.

Yanina Maidana

Después de que el padre de los menores se fuera de casa, Yanina decidió conseguir un empleo que le permitiera ser el sustento familiar. Practicó diversos oficios, pero optó por el de la construcción al ver que ganaba más dinero, tal como contó a Mundo TKM.

Yanina Maidana

«Trabajé en limpieza, en una verdulería, de vendedora ambulante y como camarera. Pero decidí ser obrera. Escuché que tenían una economía mucho mejor y hablé con el sindicato del gremio para explicarle mi situación”.

-Yanina Maidana a Mundo TKM-

Yanina Maidana

Fue hasta las oficinas de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), y pidió que la capacitaran para realizar las labores correspondientes de este trabajo. «Quiero ser obrera», comentó. Se esforzó en los tallares que le proporcionó la entidad y a los pocos días estaba lista para construir un edificio de 12 pisos.

Yanina Maidana

El campo laboral de su profesión está saturado por hombres, pero esto no es impedimento para que esta madre siga ampliando sus conocimientos. Está a la par con sus compañeros.

Pixabay.

«Sé doblar hierro, aprendí a hacer estribo. A veces entro arena y piedritas. La realidad es que yo trato de ponerme a la par de ellos».

-Yanina Maidana a Mundo TKM-

Pixabay.

Trabaja todo el día, de lunes a viernes, y llega tarde por las noches. Ha aprendido a equilibrar su rol como empleada y madre a la vez.

Pixabay.

«Nosotras llegamos a nuestras casas y seguimos trabajando con nuestros hijos y las tareas de ama de casa, además de nuestro día laboral».

Pixabay.

-Yanina Maidana a Mundo TKM-

Yanina hace un llamado a todas aquellas mujeres que necesitan dinero y quieren trabajar como albañiles, se atrevan a hacerlo. Es un empleo digno y sí podemos hacerlo, incluso mejor que algunos hombres.

Pixabay.

“A las mujeres que quieren ser obreras: anímense. Poniendo esfuerzo y voluntad podemos desempeñarnos por igual».

Pixabay.

-Yanina Maidana a Mundo TKM-

Las damas podemos ejercer los mismos oficios que los varones. No somos un sexo débil ni mucho menos. Somos mujeres que enfrentamos con optimismo las dificultades de la vida. Felicidades para Yanina, que sabe mantener a sus hijos de una manera respetada.

 

Puede interesarte