Por Alejandro Basulto
14 octubre, 2020

“Es difícil ser la persona que limpia. Si tuviera que volver atrás y hacerlo de nuevo, lo haría. Vale la pena”, dijo humildemente Jaines Andrades.

La historia de la enfermera practicante, Jaines Andrades, de Springfield, en Canadá, es una demostración de que cuando uno se propone lograr algo, realmente todo se puede. Y es que esta joven, partió desde un humilde cargo como conserje de un hospital, encargándose del aseo y de recibir a los pacientes, a pasar a ser la nueva enfermera practicante. Un largo proceso de mejora y superación que surgió hace 10 años, cuando trabajaba en un restaurante de comida rápida y la llamaron desde Baystate Medical para concederle una entrevista.

WBZ-TV

Ahí consiguió el puesto como conserje, especializándose en servicios ambientales (aseo) en el hospital de Springfield, mientras al mismo tiempo, incursionaba en la enfermería a través de la escuela de esa profesión. Lo que más quería era ayudar a la gente, y convertirse en una trabajadora de la salud para ella era un sueño.

“Es difícil ser la persona que limpia. Si tuviera que volver atrás y hacerlo de nuevo, lo haría. Vale la pena (…) Incluso si estuviera limpiando, siempre que estuviera cerca de la atención del paciente, podría observar las cosas. Pensé que era una buena idea (…) ¿Cuándo dejas que un extraño al azar entre en tu vida? ¿En las partes más personales de tu vida? Raramente. Como enfermera, lo entendemos. Realmente amo la intimidad con la gente (…) Enfermeras y proveedores, obtenemos el crédito con más frecuencia, pero las personas en medio ambiente [aseo], flebotomía y nutrición tienen un papel muy importante. No podría hacer mi trabajo sin ellos”

Jaines Andrades a WBZ-TV, según consignó CBS–

WBZ-TV

Finalmente, tras mucho esfuerzo y horas de estudio después del trabajo, Jaines logró convertirse en enfermera practicante. Y desempeñándose como tal en el mismo centro médico donde ejercía como conserje. Pasó de ser la encargada de la limpieza, a una trabajadora de la salud más que atiende a los pacientes.

WBZ-TV

En una década, ella se ha convertido en todo lo que una persona podría admirar. Superó todos los obstáculos y se transformó en una dedicada enfermera. Una profesional humilde, paciente y empática con sus colegas y pacientes. “Estoy tan agradecida y asombrada de que mi historia pueda inspirar a la gente”, declaró Jaines Andrades, contenta de poder servir como un positivo ejemplo a otras personas.

Puede interesarte