Por Felipe Costa
12 abril, 2021

Eefje Spreuters nació como varón en una familia sumamente religiosa que le inculcó los valores del catolicismo. Por ello ha decidido hacer una carrera en la Iglesia, pero en un monasterio, esperando ser respetada por quien de verdad es.

La fe en una religión es algo sumamente individual y su derecho de profesarla debiese estar asegurado en cualquier parte, siempre y cuando no vulnere los derechos o libertades de los demás. Aún así, cada religión tiene sus rituales, normas y tradiciones internas, que por lo general llevan escritas miles de años, así que a veces, las sociedades avanzan a un ritmo distinto a estos dogmas causando, en algunos casos, controversia. Ahora la Iglesia Católica se ve en la disyuntiva de si abrirse más hacia la inclusión, luego de que una mujer transexual denunciara no ser aceptada al querer convertirse en monja.

Mandiner

Eefje Spreuters nació hace 46 años como varón, pero hace 15 meses que se considera abiertamente como una mujer, luego de vivir años sufriendo la disforia de género. Se crió en un hogar muy religioso y siempre ha visto en el catolicismo una oportunidad para vivir entregada a la fe, soñando con educarse en un monasterio. Sin embargo, los líderes rechazan sus inscripciones, pese a que muchas monjas le han aclarado su motivación por que se una.

En una entrevista con la emisora holandesa, Radio 2 , Eefje aseguró que no estaría rompiendo ninguna norma eclesiástica, ya que el código que aún rige se escribió en tiempo donde el debate trans no era considerado y por ello no prohibido.

Reuters

Es decir, según Eefje, no existe motivo que la excluya necesariamente por ser transgénero y que casos así ya han ocurrido, cuando un sacerdote franciscano se convirtió en mujer estando dentro de la Iglesia y Roma no pudo negarse. “Iré hasta el Vaticano y hablaré con el Papa si es necesario”, afirma la religiosa.

Mandiner

Por otro lado, Rik Torkf, abogado de iglesia, afirma que no hay razón para que Eefje no participe en la Iglesia, pero deberá hacerlo bajo su sexo biológico ya que dicho código apunta a respetar el género con el cual se nació. Si bien Spreuters no puede ingresar a un monasterio para convertirse en monja, no hay problema en que siga su carrera religiosa pero apuntando a ser sacerdote o asistente parroquial.

Torkf asegura que el debate de la comunidad transgénero no es algo que omita la Iglesia, es más, dice que desde hace 10 años en Estados Unidos se ha invitado a incluir a los creyentes de la comunidad LGBT.

VRT

Por el momento, parece ser que la mujer de 46 años tendrá un largo recorrido para hacer valer lo que cree es su derecho en la Iglesia. Sueña con ser monja, no por un capricho, sino porque siente que es lo correcto por como se siente. Sus intenciones por hablar con el Papa son reales y espera conseguir la bendición del máximo líder de la Iglesia Católica.

Puede interesarte